Aprende a ser desleal con tu empresa

Jun 13, 2017 Sin categoría

gensler_facebook_1259-620x316.jpg

 

Aprende a ser desleal con tu empresa

Un amigo me ha pedido que desarrolle con más amplitud el concepto de empresa como espacio de sufrimiento. Conozco lo desalentador de este concepto, lo mismo que otras personas que lo han padecido, por eso señalaré una puerta de salida, la «ágil deslealtad». Si no aprendemos a ser desleales con la empresa y leales con nosotros perderemos la esperanza.

Voy a ello.

La historia reciente dibuja a la empresa como un espacio lleno de vida, un organismo motivado en el que los beneficios son infinitamente superiores a los perjuicios que ocasiona. Este relato sostiene que las personas sólo pueden vivir si se integran en una empresa de lo contrario quedan incompletas, como sin acabar. Se vuelven débiles, llenas de padecimientos y por último dejan de existir. Mueren con la peor de las muertes: excluidas del sistema. Expulsadas del paraíso.

Esta narración es incierta ya que los beneficios que ofrece la empresa ni son regulares, ni permanentes y no se reparten de una forma proporcional, ni respetuosa con el esfuerzo de las personas. Cuando el beneficio a repartir es alto, no solo los económicos, también  personales, emocionales, innovadores, etc., las personas se sienten estimuladas, felices, implicadas. Al contrario, cuando son bajos, o peor, cuando hay pérdidas, la decepción la infelicidad se adueña de los corazones. Entonces el sufrimiento aparece y también el desencuentro, los despidos, los enfrentamientos.

¿Debemos esforzarnos en crear empresas que sólo repartan beneficios?. Es imposible, una falacia. Ninguna empresa puede construir un mundo feliz permanente. Quizás de una forma puntual sí, nada más.

Es en esos momentos, cuando la empresa no produce beneficios, que genera dolor y sufrimiento. Entonces, la empresa, sus directivos y los mismos trabajadores, esgrimen una herramienta demoledora: la coacción. Las personas son coaccionadas  “¡tienes que esforzarte más, sacar más de ti mismo, entregar todo tu talento!” o se coaccionan a si mismas “debo esforzarme más, dar lo mejor de mi mismo, entregar todo mi  talento!”.

¿El resultado a este nihilismo es el desesperado sujeto de rendimiento de Byung-Chun Han, que entrega su vida en una agonía sin salida? ¿Un Sísifo moderno? Ni mucho menos.

Solo podemos separarnos del sufrimiento a través de la esperanza en uno mismo, en sus en los propios valores. ¿Cómo podemos alimentar esa esperanza? Es el momento de la ágil deslealtad hacia los ideales no compartidos con la empresa. y por tanto de la lealtad a uno mismo. De la lealtad comprometida con la propia vida.

Frente al mundo de sufrimiento de la empresa, las personas cuentan con la esperanza, con la agil deslealtad que se articula en dos direcciones:

  • Ser desleal a la empresa que no genera beneficios
  • Ser leal con los propios valores.

Por Chomin Alonso

Consejero especializado en liderazgo, comunicación y en resolución de conflictos personales y profesionales. Con un estilo de trabajo contextual y estratégico, desarrolla habilidades encaminadas a la resolución y disolución de las dificultades. Las intervenciones se realizan sobre problemas concretos de comunicación, lo que permite resolver las dificultades en el menor tiempo. La aceptación de la realidad, el compromiso en la acción y la elección de propósitos, valores. El ejercicio de resoluciones estratégicas, en la toma de decisiones bien encaminadas y dar respuestas ágiles, hasta lograr una vida más rica y significativa, completan la consultoría. Especializado en consultoria de dirección de personas, cambio profesional, consejería dirección.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: