Mes: agosto 2018

Necesitamos un nuevo estilo de liderazgo

consultoría

En la sociedad, en la empresa, en la familia, con nosotros mismos, es imprescindible un nuevo estilo de liderazgo que dé una respuesta valida a los retos actuales.

A lo lardo de la historia, la humanidad ha logrado sobrevivir gracias a un estilo de liderazgo pragmático.

En la segunda mitad del siglo XX las cosas cambiaron radicalmente. El poder llevó al mundo a asomarse a la hecatombe atómica. La política de «destrucción mutua asegurada» puso por primera vez fecha al Apocalipsis.

Hoy de nuevo se pone fecha al Apocalipsis. En esta ocasión es la imposible sostenibilidad del mundo; económica, financiera, ecológica, política, incluso humana. El mundo se está convirtiendo en un espacio inhóspito para la persona.

A muchas personas, directivos en este caso, les parece lógico que si la destrucción atómica fue desactivada, lo mismo ocurra ahora. Todas las amenazas a la humanidad han tenido su respuesta y está también la tendrá. Escuchamos. Pero no estamos tan seguros de lograrlo haciendo lo que hacemos.

El sueño de la razón ha creado el monstruo de la inmortalidad. Incluso, en esta utopía, el hombre debe estar dispuesto a vivir eternamente o por lo menos alargar su vida de un modo casi indefinido.

¿Las empresas también participan de este «sueño de eternidad»?.  La experiencia nos asegura, que todo lo contrario, los tiempos se acortan de tal forma, que sólo el éxito permite sobrevivir mientras dura, pero cada vez es más efímero. Las empresas, los directivos, los productos están menos tiempo en el lineal. Se prescinde de ellos, son reemplazables por otros, ya que carecen de valor.

Necesitamos un nuevo estilo de liderazgo, que ayude a que el mundo sobreviva y con él nuestras empresas, nuestras familias y por supuesto nosotros mismos.

Un liderazgo de tercera generación, alejado de la soberbia del poder, que retome de un modo radical el pragmatismo en la dirección de las personas.

¿Qué haces cuándo no sabes qué hacer?

post

Se acerca un tiempo en el que vas a tener que tomar una decisión.

¿Ha llegado el momento de cambiar de trabajo? ¿Continuarás luchando o te darás por vencido? ¿Seguirás trabajando 10 horas sin rechistar? ¿Mantendrás tu comportamiento dictatorial? ¿Estas dispuesto a cuidarte? ¿Callarás ante las vejaciones y el maltrato? ¿Has decidido formarte? etc.

Algunas decisiones llevan tiempo esperándote y otras, en cambio, aparecerán a lo largo del año. Unas serán transcendentes, cambiarán tu vida, otras se te antojarán sencillas y las tomarás con rapidez, sin darles importancia.

Actuar de una manera significativa en nosotros y en nuestro entorno es imprescindible para llevar una vida enriquecedora.

¿Cómo lograrlo? ¡tendrás que hacer lo que no sabes hacer!  

Por último, prepara tu estrategia, este va a ser un año interesante si pasas a la acción.

Observar, predecir, influenciar. Este es el mantra

 

«Me arrepiento de haber trabajado tanto»

Workaholic-Intervent

«Al morir mi padre me dijo: de lo único que me arrepiento es de haber trabajado tanto».

Una confidencia así cambia la vida de quien la escucha. Ya nada puede seguir igual. Aquel valor, hoy tan en alza, trabajar, trabajar y trabajar, supuso para su padre una obligación, una condena, de la que quería arrepentirse.

¿A cuantas cosas importantes renunció? ¿Cuantas dejó de lograr?

Ser adicto al trabajo, workahilic es una estrategia de trabajo inadecuada, que no te ayudará a lograr tu propósito.

 

 

Déjate llevar por el azar

рулетка-казино-25493529Llevas todo el año trabajando, luchando por alcanzar un propósito determinado.

Has empleado toda tu energía en identificar problemas, eliminarlos y aunque esperabas que por tu esfuerzo las cosas fueran a mejor, no siempre ha ocurrido así.

Lo que has hecho es reflexionar, reflexionar y reflexionar hasta que ya te resultaba  insoportable. Esperabas que tu estrategia te acercara hasta la mejor decisión del mundo, pero no. Todo lo contrario. Esta hiperreflexividad improductiva te ha bloqueando en la acción, te ha vuelto más rígido, inflexible

¿ Qué tal si ahora aprendes, o por lo menos descubres, que puedes reflexionar de una forma más creativa, flexible, ágil, acertada y dar los primeros pasos para adecuar tu estrategia a la respuesta que tienes que dar?

El método de acción que te propongo es sencillo.

1º.- Observa la Guía Mental que empleas a la hora de tomar decisiones. Comprobarás que  está formada de un compendio de

  • Normas populares (refranes, chistes, dichos, metáforas…)
  • Pseudo-científicas, ( programas y libros de autoayuda, conferenciantes, motivadores, modas pseudo- científicas…)
  • Casos de éxito (Steve Job, Zuquelber, Obama, Mandela …)
  • Juegos de la Paystation, 
  • Modelos de resolución de problemas ( matemáticos, lógicos, filosóficos…)
  • Modelos de marketing, moda, oportunidad…
  • etc.

2º.- Descubre la forma que tienes de identificar el «problema» y el esfuerzo que haces en «evitarlo»

3º.- Analiza cómo todo el esfuerzo que haces en reducir el malestar, estabiliza la situación problemática. 

Llegado a este punto las preguntas son

¿Cómo es posible que un proceso tan lógico y racional no funcione, es más mantenga el problema?

¿No sería más eficaz reflexionar de una forma creativa y dejar un mayor protagonismo al azar? 

Plan estratégico del verano. Una reflexión que te ayuda a hacer lo que no sabes hacer. Solicita información.