¿Tienes saldo en tus cuentas mentales?

Las cuentas mentales son un sistema sencillo e intuitivo de control de la economía personal. Gracias a este estilo de contabilidad controlas, o eso crees, tus gastos, ingresos y ahorros de cada mes. Decides cuanto dinero tienes para ir de vacaciones o para estudiar un  master,  también para salir una noche o pagar la luz.

Curiosamente, por poco que te observes, también llevas unas cuentas mentales sobre tu bienestar y tu malestar. Del mismo modo que el dinero para comida no lo gastas en pagar Netflix, ni el que necesitas para pagar la financiación de tu automovil tampoco lo gastas en Turismo Rural.

Igualmente piensas que tu felicidad presente, nada tiene que ver con tu angustia actual. Es un juego de suma cero, cuando una desaparece otra aparece. Son dos cuentas separadas… pero no tanto.

Salir a tomar unas copas, disfrutar de un buen veraneo, tener tiempo para estar con tu familia, te consume bienestar. Del mismo modo, estudiar algo que no te gusta, mantener un trabajo infumable, estar depresivo  se alimenta de tu cuenta de malestar.

Parece lógico que funcionen como dos cuentas independientes, por un lado el bienestar y por otro el malestar. Así, si necesitas ir de vacaciones y disfrutar has de malgastar el resto del año en un mal trabajo. Si quieres para tus hijos un estilo de vida libre e independiente, has de ser sumiso ante tu jefe «¡Señór, sí señor!». Es lo mismo que cuando tienes que pagar un gasto extraordinario y lo quitas de un gasto fijo.

Como ves las cuentas mentales resultan tan falsamente operativas para manejar nuestro bienestar o malestar. Tanto en la resolución de conflictos personales y profesionales, como las cuentas mentales para llevar nuestra economía.

¿Qué hacer? Lo primero no llevar tus cuentas de cabeza y lo segundo actuar en tu estilo de toma de decisiones.

chominalonso.com

Por Chomin Alonso

Consejero especializado en liderazgo, comunicación y en resolución de conflictos personales y profesionales. Con un estilo de trabajo contextual y estratégico, desarrolla habilidades encaminadas a la resolución y disolución de las dificultades. Las intervenciones se realizan sobre problemas concretos de comunicación, lo que permite resolver las dificultades en el menor tiempo. La aceptación de la realidad, el compromiso en la acción y la elección de propósitos, valores. El ejercicio de resoluciones estratégicas, en la toma de decisiones bien encaminadas y dar respuestas ágiles, hasta lograr una vida más rica y significativa, completan la consultoría. Especializado en consultoria de dirección de personas, cambio profesional, consejería dirección.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: