Equipos integrados por egoístas. ¿Estamos ante la destrucción calculada del trabajo en equipo?

Graphic designers in a meeting

Mucha gente se extraña todavía de que en la empresa no funcionen los equipos de trabajo. Claro que funcionan, pero no lo hacen como desde niños nos han enseñado y mucho menos con la eficacia que esperamos de ellos.

La gente lo expresa de esta forma sencilla. «Más que compañeros parecen competidores, enemigos».  «Son personas egoístas que se apropian de lo que no es suyo».  «Muchos no cumplen con sus responsabilidades».  «Desde primaria te dicen que hay que trabajar en equipo y cuando trabajas estás rodeado de tiburones».  «No se puede trabajar con ellos, son vagos».

¿Qué está ocurriendo?

Intentemos comprenderlo a través de la teoría de juegos y algo más

Conceptualmente podemos diferenciar los equipos como: equipos de suma cero y equipos de suma positiva y un tercero de nueva aparición los equipos integrados por egoístas.

1º.- En los Equipos de suma cero unos componentes buscan ganar y para ello su principal interés es que otros miembros del equipo pierdan. Es decir: cuanto más pierda el otro más gano yo. Si bien logran lo que se proponen, a la postre generan un ambientes tóxico y de enfrentamiento.

Eso sí son equipos que te permiten trepar en el caso que seas el ganador

2º.-  En cambio hay otros equipos más interesantes y creativos, estos son los equipos de suma mayor que cero. En estos equipos los componentes saben que el compromiso, las aportaciones y el trabajo enriquecen a todos sus miembros y al proyecto en el que trabajan. Esta es su fortaleza y también su debilidad.  ¡Cada integrante del equipo quiere que el otro gane más, así cuanto más gane él, más gano yo!.

Son equipos que suelen funcionar por proyectos y durante cortos espacios de tiempo. Equipos que se montan y se desmontan según el proyecto requiera. Son bombas creativas cargadas de ilusión. El paternalismo-libertario (Sunstein&Thaler) es una de sus grandes herramientas.

Ojo. (La simplificación buenista de ganar-ganar elimina la riqueza de estos equipos colaborativos al eliminar la competitividad-generosa)

Hasta aquí perfecto. Ahora viene lo disruptivo,

3.- La gran corriente super-egoista y ultra-individualista que desde hace tiempo está haciendo furor en Silicon Valey del que muchos toman ejemplo. Encabezada por el slogan inenarrable por infantil de Zuckerberg «Muévete rápido y rompe las cosas», que tanto nos recuerda a la celebre consigna anarquista de Bakunin: destruir para construir. Vamos: coge el dinero y corre.

¿Se pueden constituir equipos que tengan por único valor el egoísmo? ¡Claro! Y son verdaderamente eficaces. El egoísta es un depredador, que roba todo lo que está al alcance de su mano, no con el afán de ganar al otro, ni mucho menos: lo desprecia y lo borra, lo aniquila.

Su «filosofía» de cabecera es el objetivismo de Ayn Rand, defensora del egoísmo en el trabajo, de aprovecharse del otro, canibalizar sus logros, destruirlos, por el simple placer de quedar por encima.

Admitámoslo . La moda actual en la empresa son los equipos en los que se integra un egoísta. Se encuentran en todas las empresas y alguno de sus integrantes solo se preocupan por ellos mismos.

¿Estamos ante una respuesta a la falta de trabajo en equipo o ante la destrucción calculada del trabajo en equipo?

 

Por Chomin Alonso

Consejero especializado en liderazgo, comunicación y en resolución de conflictos personales y profesionales. Con un estilo de trabajo contextual y estratégico, desarrolla habilidades encaminadas a la resolución y disolución de las dificultades. Las intervenciones se realizan sobre problemas concretos de comunicación, lo que permite resolver las dificultades en el menor tiempo. La aceptación de la realidad, el compromiso en la acción y la elección de propósitos, valores. El ejercicio de resoluciones estratégicas, en la toma de decisiones bien encaminadas y dar respuestas ágiles, hasta lograr una vida más rica y significativa, completan la consultoría. Especializado en consultoria de dirección de personas, cambio profesional, consejería dirección.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: