Mes: mayo 2019

10 tips para cambiar de trabajo. Cuando das tu CV, das un regalo.

6º Cuando das tu CV, das un regalo.

Es así. Cada vez que entregas tu CV estás dando un regalo. Puede que la persona que lo reciba no se de cuenta de ello, por eso debes recordárselo con todo detalle. Debes decirle, que en él va tu vida y muchas ilusiones, unas logradas y otras no. Debes recordarle, que aunque no fuiste a la mejor universidad, ni tu colegio fue un colegio elegante, incluso si no tienes un título que destaque no es que seas tonto, fue por avatares de la vida. No todas las personas gozan una vida planificada desde el primer día, ni cuentan con una ayuda excelente. Puede que también te equivocaras y tomarás decisiones, que hoy sabes que no son las más adecuadas, pero entonces para ti fueron las mejores decisiones o tal vez las únicas que pudiste tomar.

Tal vez si continua leyéndolo vea que tu edad, por mayor o por joven, no es la que espera. Es que no te conoce y no sabe que has sido y eres una roca, tu tesón, tu fuerza, tu compromiso, te ha sacado adelante en innumerables ocasiones, es más has sacado adelante proyectos complejos, sencillos, arriesgados, únicos … que otros no han sabido. Y que tu edad luce por tu experiencia o por tu deseo de hacer bien las cosas.

Puede que te vea joven y le atemorice que puedas ser madre. El no sabe que lo harás por amor y que nada hace más fuerte a una persona que el amor y le da más fuerzas para luchar en la vida que sus propios hijos. Tal vez lo ha olvidado y tienes que recordárselo.

Sí. Tienes que explicarle que tu CV es un regalo que le das con toda tu esperanza. Que en el va tu vida, tu ilusión, tus deseos, tu compromiso, tu empeño.

El puede pensar que tu vida no vale nada, que es un simple papel, incluso que está mal redactado o que sales feo en la foto. No le hagas caso, está confundido, nadie le regala un CV.  En cambio le tratan con miedo y con recelo.

Sé que es difícil pensar que cuando te dan un CV, te dan un regalo. Pero en muchas ocasiones lo es.

Si tienes la suerte de recibir muchos CV, muchos regalos cada día, recuerda que te lo dan personas llenas de ilusión.

Y actúa en consecuencia.

 

 

Dos caminando juntos

.maxresdefault

 

En ocasiones me preguntan como se desarrolla una reunión de asesoramiento, he aquí una descripción de la misma.

 

No camines delante de mí, puede que no te siga. No camines detrás de mi, puede que no te guíe. Camina junto a mí y sé mí amigo.

Albert Camus

 

La conversación que mantienen en la intimidad el cliente y el consejero recuerda la situación en la que dos amigos se intercambian confidencias . Cómodamente sentados uno frente a otro con una especial sensación de reconocimiento, libertad y discreción. La conversación se adentra, sin esfuerzo, ni dolor, en lo más recóndito del alma, en lo más oculto y secreto. Igual que si se tratara de una excavación arqueológica. Se produce así una conversación entre iguales que se respetan, entre desconocidos que conversan con intensidad, profundidad y sinceridad. Una conversación orientada a vivir una vida bien vivida.

Una especial relación

Por supuesto no basta con la amistad, la cercanía, el reconocimiento, la empatía, en una conversación que busca descubrir el bienestar. El consejero con su experiencia y técnica, dirige estratégicamente la conversación convirtiéndola en una terapia sanadora. Las palabras, los silencios, las metáforas, como un cedazo van separando con cuidado el grano de la paja. Es en este momento cuando, apoyándose en el trato respetuoso y educado, el “decir placentero, sugestivo” transforma la conversación de “enseñanza culta” en una acción terapéutica, sanadora y liberadora. Al placer de conversar se une la utilidad del aprendizaje vital que se intercambia como un regalo entre ambos. Es entonces cuando los amigos, como remarca Gracián, se vuelven maestros el uno del otro. Es entonces cuando la conversación produce cambios duraderos en la vida y transforma al cliente en una persona activa, le devuelve la ilusión, la confianza y le motiva a la acción.  

Más sencillo, más rápido, mas útil

Lograr este ambiente de sencillez terapéutica requiere de una gran humildad. Primero, por parte del consejero al aceptar que no va a ser él quien descubra las soluciones. En segundo lugar el cliente ha de aceptar que las soluciones, que ha empleado hasta este momento, debe abandonarlas. Ambos son imprescindibles para este propósito. Uno y otro han de esforzarán a través de la conversación en construir una nueva estrategia de la que el cliente será el protagonista y por tanto quien la implementará y logrará el tan deseado éxito. Una relación oculta, aunque no secreta.

La conversación que ambos mantienen en el microcosmos relajado y apacible del despacho, está en íntima relación con los tiempos y el espacio del macrocosmos externo en el que habita el cognitivamente el cliente. El mundo de sufrimiento, de la angustia, la ansiedad, la depresión, el fracaso de la vida del que quiere salir se traducen en palabras, con las que se dibuja un mapa, un camino por el que dos caminan juntos. Esta relación de profunda amistad es a la vez científica y emocional, cálida y fría, pero principalmente centrada en el propósito del cliente, en nada más.

Cambiar o transformarse.

Así se desarrolla una reunión de asesoramiento persona a persona.

En un espacio intimo, protegido, se desarrolla esta sincera relación de «amistad» entre cliente y consejero, produciéndose la magia del cambio “La tarea del asesor no consiste pensar por el cliente, ni acerca del cliente, sino con él” caminar juntos, ni delante ni detrás, hombro con hombro. 

Es el cliente quien decide cambiar o transformarse.

Del libro «Deja de hacer bien lo que haces mal» de Chomin Alonso