.maxresdefault

 

En ocasiones me preguntan como se desarrolla una reunión de asesoramiento, he aquí una descripción de la misma.

 

No camines delante de mí, puede que no te siga. No camines detrás de mi, puede que no te guíe. Camina junto a mí y sé mí amigo.

Albert Camus

 

La conversación que mantienen en la intimidad el cliente y el consejero recuerda la situación en la que dos amigos se intercambian confidencias . Cómodamente sentados uno frente a otro con una especial sensación de reconocimiento, libertad y discreción. La conversación se adentra, sin esfuerzo, ni dolor, en lo más recóndito del alma, en lo más oculto y secreto. Igual que si se tratara de una excavación arqueológica. Se produce así una conversación entre iguales que se respetan, entre desconocidos que conversan con intensidad, profundidad y sinceridad. Una conversación orientada a vivir una vida bien vivida.

Una especial relación

Por supuesto no basta con la amistad, la cercanía, el reconocimiento, la empatía, en una conversación que busca descubrir el bienestar. El consejero con su experiencia y técnica, dirige estratégicamente la conversación convirtiéndola en una terapia sanadora. Las palabras, los silencios, las metáforas, como un cedazo van separando con cuidado el grano de la paja. Es en este momento cuando, apoyándose en el trato respetuoso y educado, el “decir placentero, sugestivo” transforma la conversación de “enseñanza culta” en una acción terapéutica, sanadora y liberadora. Al placer de conversar se une la utilidad del aprendizaje vital que se intercambia como un regalo entre ambos. Es entonces cuando los amigos, como remarca Gracián, se vuelven maestros el uno del otro. Es entonces cuando la conversación produce cambios duraderos en la vida y transforma al cliente en una persona activa, le devuelve la ilusión, la confianza y le motiva a la acción.  

Más sencillo, más rápido, mas útil

Lograr este ambiente de sencillez terapéutica requiere de una gran humildad. Primero, por parte del consejero al aceptar que no va a ser él quien descubra las soluciones. En segundo lugar el cliente ha de aceptar que las soluciones, que ha empleado hasta este momento, debe abandonarlas. Ambos son imprescindibles para este propósito. Uno y otro han de esforzarán a través de la conversación en construir una nueva estrategia de la que el cliente será el protagonista y por tanto quien la implementará y logrará el tan deseado éxito. Una relación oculta, aunque no secreta.

La conversación que ambos mantienen en el microcosmos relajado y apacible del despacho, está en íntima relación con los tiempos y el espacio del macrocosmos externo en el que habita el cognitivamente el cliente. El mundo de sufrimiento, de la angustia, la ansiedad, la depresión, el fracaso de la vida del que quiere salir se traducen en palabras, con las que se dibuja un mapa, un camino por el que dos caminan juntos. Esta relación de profunda amistad es a la vez científica y emocional, cálida y fría, pero principalmente centrada en el propósito del cliente, en nada más.

Cambiar o transformarse.

Así se desarrolla una reunión de asesoramiento persona a persona.

En un espacio intimo, protegido, se desarrolla esta sincera relación de «amistad» entre cliente y consejero, produciéndose la magia del cambio “La tarea del asesor no consiste pensar por el cliente, ni acerca del cliente, sino con él” caminar juntos, ni delante ni detrás, hombro con hombro. 

Es el cliente quien decide cambiar o transformarse.

Del libro «Deja de hacer bien lo que haces mal» de Chomin Alonso

Por Chomin Alonso

Consejero especializado en liderazgo, comunicación y en resolución de conflictos personales y profesionales. Con un estilo de trabajo contextual y estratégico, desarrolla habilidades encaminadas a la resolución y disolución de las dificultades. Las intervenciones se realizan sobre problemas concretos de comunicación, lo que permite resolver las dificultades en el menor tiempo. La aceptación de la realidad, el compromiso en la acción y la elección de propósitos, valores. El ejercicio de resoluciones estratégicas, en la toma de decisiones bien encaminadas y dar respuestas ágiles, hasta lograr una vida más rica y significativa, completan la consultoría. Especializado en consultoria de dirección de personas, cambio profesional, consejería dirección.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: