queja

 

Pocas cosas resultan tan adictivas como la queja.

Cuando empiezas ya no puedes parar. Una queja llama a la siguiente, se encadenan sin solución de continuidad y convierten la vida en un túnel oscuro en el que no se intuye ninguna salida.

Tu familia, tus amigos, tus compañeros de trabajo según te acercas con tus quejas se separan. Cualquier persona vale para escuchar tus quejas y con las más cercanas te sientes más en tu salsa, ante ellas te quejas con una mayor intensidad emocional, pero lo único que consigues es que se alejen de ti. Lo que al principio les entretenía por curiosidad malsana, ahora les aburre.

El extremo es cuando te quejas ante personas que no conoces, en el bar, en la calle, en el trabajo, entonces te sientes profundamente solo e incomprendido, como si la Fortuna jugara contigo igual que el viento con las hojas secas de los árboles

La queja te desacredita ante los ojos de los demás. Te hace perder valor y te convierte en una persona débil. Con la queja buscas la compasión, la amistad, la empatía de los otros, pero encuentra su desprecio. Así, abres la puerta al que te escucha, para que haga lo mismo, es más le explicas como hacerlo. Igual que si le explicaras a un ladrón donde has guardado las pocas joyas que te quedan después del último.  Además, como sabe que no es el primer ladrón se siente disculpado y te causará mayor daño si puede.

Quejarse de lo que te ha pasado da pie a lo que está por llegar. Anima al que te escucha a hacer lo mismo. Si fuiste despreciado, te despreciarán de nuevo. Nadie confía en el quien se queja, es más lo menosprecia, le subestima. Le anula y le quita cualquier valor que tenga.

Al buscar consuelo con la queja se atrae el desprecio y la complacencia.

La solución

Una persona prudente nunca habla de sus defectos. Todo lo contrario, celebra los éxitos logrados, comenta los favores que ha recibido, señala la atención, el respeto y de la estima que otros sienten por él, para que otros puedan emularlos.

Ser reconocido y admirado atrae a los amigos y frena a tus enemigos.

Por Chomin Alonso

Consejero especializado en liderazgo, comunicación y en resolución de conflictos personales y profesionales. Con un estilo de trabajo contextual y estratégico, desarrolla habilidades encaminadas a la resolución y disolución de las dificultades. Las intervenciones se realizan sobre problemas concretos de comunicación, lo que permite resolver las dificultades en el menor tiempo. La aceptación de la realidad, el compromiso en la acción y la elección de propósitos, valores. El ejercicio de resoluciones estratégicas, en la toma de decisiones bien encaminadas y dar respuestas ágiles, hasta lograr una vida más rica y significativa, completan la consultoría. Especializado en consultoria de dirección de personas, cambio profesional, consejería dirección.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: