Mes: septiembre 2020

Sobre la estupidez.

La primera Ley Fundamental de la estupidez humana, de Cipolla, afirma que :

Siempre e inevitablemente cada uno de nosotros subestima el número de individuos estúpidos que circulan por el mundo.

Una estupidez que escucho con una cierta alegría, las estupideces son siempre alegres, es que la forma de solucionar un despido es cambiar tus pensamientos: has de olvidar aquellos que son negativos y duplicar tus pensamientos positivos. Así, de inmediato tus problemas se solucionan y encontrarás un trabajo mejor. En cambio si tienes pensamientos negativos, tu vida será muy difícil a partir de ahora.

Tómate unos segundos para resolver este dilema.

Tienes que cruzar la M-30 a pie. Estás en el arcén y has de ir al arcén contrario, más o menos has de cruzar unos 10 carriles por los que circula un torrente de coches. Tienes los ojos cerrados y a tu lado están dos amigos que quieren ayudarte, uno pesimista y otro optimista. ¿A quién le pedirás ayuda?

Si eres estúpido y tienes prisa le pedirás ayuda a tu amigo optimista. Ena cambio si eres una persona prudente y no luchas contra el reloj le pedirás ayuda a tu amigo pesimista.

La cuarta Ley Fundamental de Cipòlla dice:

Las personas

no estúpidas subestiman siempre el potencial nocivo de las personas estúpidas.

Los no estúpidos, en especial olvidan constantemente

que en cualquier momento y lugar,

y en cualquier circunstancia, tratar, y/o asociarse con individuos estúpidos se manifiesta infaliblemente como un costosísimo error.

Pues eso

Es el momento de saber utilizar a tus amigos y a tus enemigos.

05ceab484860e87cf244d539b1816254

En estos momentos ambos son de una inestimable ayuda, si sabes emplearlos a tu favor.

A los amigos no debes cansarlos con tus quejas, ni agobiarles pidiéndoles ayuda: déjalos, no los presiones, y ellos mismos actuarán. De este modo los seleccionarás,  quedarán los buenos y te desprenderás por fin de los malos. Así sabrás quienes son tus verdaderos amigos. No les pongas en ningún compromisos, ni les pidas que te ayuden con otros, pues considerarán que de una pagan todas sus deudas contigo. Háblales de tal forma que ellos hagan lo que tú quieres, que hagan por ti.

Recuerda: no impongas lo que quieres, son ellos los que han de proponerte lo que deben hacer por ti. Esa es tu habilidad

Y con tus enemigos aléjate, pero no demasiado, lo justo para que no te dañen: entonces pensarán que eres diferente, que alguien te ayuda o incluso que eres más listo que ellos y te respetarán.

Si confundes a tus enemigos ellos se volverán tus aliados. Ninguna alianza es tan ventajosa como la que firmas con tu enemigo: el miedo le hará cumplir todos sus compromisos. Si sabes llevarle, te dará mucho más que tu amigo, como ejemplo ten presente la alianza entre Hitler y Stalin.

Recuerda: siempre guarda una distancia prudente pues es el diablo y al final te darán un zarpazo.

 

La metáfora que nos regalo Steve Jobs.

P1280118.jpg

 

Al terminar su famoso discurso de Stanford Steve Jobs nos dejó en el aire un deseo, que tomó de la revista «Catálogo de la tierra». Una publicación hippy, como tantas otras de  aquellos años en California. A principios de los setenta se vio forzada a cerrar: todos los proyectos tienen un final.

En su último número, en la contraportada, el editor Stewart Brand,  incluyó la foto de una carretera, que se perdía en el horizonte, una de esas carreteras que terminan en un lejano punto entre las montañas. Sobre la foto estaba escrito el siguiente titular

«Sigue hambriento. Sigue alocado»

La foto y el lema, juntas formaban una imagen de tal fuerza, tan inspiradora y memorable, que Steve Jobs cerraba con ella su discurso. «siempre he deseado esto para mí. Y ahora, os lo deseo a vosotros»

Me parece la mejor consigna, la mejor metáfora, para vivir en estos tiempos de dolor.

¡Que tengas un buen camino, hermano!

No todos los problemas de vida son psicológicos

467580649

Nos encontramos en un momento en el que numerosas personas están experimentando un dolor psíquico extremo y se sienten angustiadas, deprimidas, melancólicas, coléricas, inseguras. Razones no les faltan. Están afectados en primera persona, o cerca de graves problemas de la vida: despidos, nuevas formas de trabajo, desgaste económico, deslealtades, injusticias, falta de reconocimiento, discriminación por edad, y esto sin contar con los problemas familiares o incluso los producidos por los cambios naturales, que la vida nos plantea, ahora especialmente la muerte y la enfermedad.

Todos son problemas son problemas de la vida, ¿Nos facilita su solución el hacer de ellos problemas psicológicos?

Los problemas de la vida han de afrontarse con pragmatismo, dejando a un lado el poder de la mente, el pensar en positivo y mucho menos ponerles la tirita del coach motivador o buscar la culpabilidad de nuestro padres en las desgracias que hoy nos suceden.

Posiblemente tengas más de 40 años o estés cerca de cumplirlos, cualquier avatar que ocurra ahora te dejará especialmente débil, a no ser que pongas remedio de inmediato. Y es así, no por psicología, sino que la población trabajadora está muy envejecida y a esta edad, cuando deberías pensar en comerte el mundo, estás pensando en sobrevivir, en cuidar tu economía, tu familia, tu carrera. Estas perplejo ante lo que te sucede.

Esta es la realidad.

Seguro que durante tiempo has estado tan orgulloso de tus debilidades, creyendo que eran tus fortalezas ¿no piensas desprenderte de ellas?. Ya va siendo hora de que te pongas a la tarea y te quites todo lo que sobra en tus comportamientos y saques toda tu capacidad interior.

Y no es psicología, de nuevo, es la realidad.