Espero que este post te ayude a aceptar tu situación, y puedas reorientar tu vida profesional y este doloroso acontecimiento dañe lo mínimo posible tu vida familiar, tu salud emocional, tu autoconfianza profesional y tus relaciones sociales.

Si está es la primera vez que te han despedido, estás viviendo un acontecimiento para el que no tienes experiencia, ni preparación,  para resolverlo. Así que debes ser flexible para encontrar nuevas soluciones.

Me gustaría que reflexionaras sobre estos diez puntos. Más adelante podrás renacer de tus cenizas como el Ave Fénix, y si lo haces bien, en una mejor situación que la actual. Seguro.

 

1º En el mundo actual perder el trabajo es desaparecer, volverte invisible.  Tu visión del mundo cambia ya que cambia la de todos los que te rodean. No te asustes, te has convertido en una persona invisible. Nadie te ve y lo peor a nadie, ni al funcionario que recibe tus papeles, le importas un pimiento.

Solución: Traza una línea roja y céntrate en tu futuro. Olvida el pasado. Recupera tu visibilidad.

2º La vergüenza te agarrota, el despido es un fracaso ante tu familia y tus amigos y compañeros. Ciertamente las voces más oscuras tenían razón: no merecías estar dónde estabas.  La vergüenza es una emoción destructiva que no controla, que está en manos de los otros. Para esquinarla, describirás lo que te ha ocurrido con medias verdades «He llegado a un acuerdo con mi empresa» «Me han prejubilado» «Necesitaba un tiempo de descanso» «Es el momento de dar un cambio a mi vida»

Solución. Construye un discurso que sea congruente y veraz y que no tengas reparos de contárselo a cualquiera. El silencio es una buena herramienta, si no sabes qué decir te ayudará. Y sobre todo no mientas o tu vergüenza aumentará.

3º No debes descargar tu enfado en tu familia. Muy probablemente les lo único que aumenta cada día. Ten mucho cuidado con tus emociones, con las subidas y bajadas, pero principalmente con la cólera, no la descargues con tu familia, ellos no tienen culpa de nada. La responsabilidad de lo ocurrido es tuya y de tu empresa.

Solución. Habla con tu familia transmite tus emociones, comenta lo que te ocurre aunque no lo sepas bien, y si estás enfadado confiésalo, pero nunca, nunca, te enfades con nadie de tu familia, y menos con los que más quieres. Ellos también están muy asustados. Controla tu cólera.

4º Cuanto más alta haya sido tu posición, más rápidamente perderás a tus amigos de «siempre». Ellos iban por la posición y nada les importaba la persona. Descubrirás que hay gente que ya no se pone al teléfono, que te dice que te llamarán. Hablarán con frases hechas o te enviarán audios simplones y pretendidamente emocionales a tu WhatsApp.

Solución. Por suerte, no todos tus amigos son así, identifica a los que son verdaderos y cuídales. Con los otros, con los falsos, te será difícil conectar, por eso mira que intereses tienen y recuerda que lo único que les importa es el dinero y el poder. Ahora, no puedes darles nada, pero puedes prometérselo. Es el momento en el que has de utilizar tanto a tus amigos como a tus enemigos.

5º No hagas caso a quienes te dicen que tu trabajo ahora es «buscar trabajo». Ni a los que te dicen de debes pensar en positivo. Ni a los que te animan a cambiar tus pensamientos para encontrar una solución. No hagas caso a toda esa gente que vive vendiendo falsas ilusiones, apártate de ellos. Eso si prepara tu discurso y tu CV.

Solución. Planifica y ordena tu vida de ahora en adelante: tu economía, tus ilusiones (ya han cambiado), tus necesidades, tu salud (olvida las drogas, el alcohol, la comida excesiva, la falta de deporte…) y traza un mapa del recorrido que te espera. Identifica la verdadera ayuda y olvida la otra.

6º No acumules cosas inservible, antiguas, que ya no interesan a nadie. Es un buen momento para hacer limpieza de todo aquello que no mira al futuro. Tomate un tiempo y tira de tu ordenador la basura que has ido acumulando «por si». Cuanto menor sea la carga, más ágil serás.

Solución. Ser flexible requiere que te liberes de tu pasado. Incluso de esas conversaciones que se acumulan en tu cabeza, con el director de recursos humanos, con tu jefe, con el causante de tu despido (en muchas ocasiones tu mismo comportamiento), con tus fantasías o con tus alucinaciones. Quítate de una vez esa mochila con la que vas cargando

7º Sentirás un desgarro interno, como si te partieras en dos y ya nunca más pudieras ser lo que has sido. Y es cierto, nunca más volverás a ser lo que fuiste, pero si renaces de esta situación, ¡serás mejor!

Solución. Céntrate en ti, y aunque te parezca excesivamente blando, en tu espiritualidad, en esa parte profunda tuya donde están tus verdaderos Orígenes, dónde estás tú, tu esencia y vuelve a ella. Todos están esperando lo mejor de ti, aunque no lo sepan ¡Lo mejor de ti está en tus principios, en tus virtudes, en tus valores! Recupéralo de nuevo.

8º Como en una colmena que pierde la reina te esforzarás inútilmente por salir de esta situación. No saques de inmediato toda tu energía y te pongas a cavar un pozo cada vez más profundo. Claro que es un modo de estar ocupado, de creer que estás haciendo algo, pero lo que estás haciendo es tomar el peor camino.

Solución. Cuida tu energía no es la misma de antes. No te dejes llevar por tus impulsos, ni envíes un mail de inmediato, ni hagas una llamada nada más que se te ocurra. Se reflexivo y prudente.

9º Acepta que no sabes que hacer tu tiempo, ahora que no trabajas. Te has convertido en un pato que está perdido en este bosque de cemento. Ya sabes que la ciudad no es para los despedidos, los que están en paro, los chicos y chicas perdidos entre los muros de cemento. Ojo, los meses y las estaciones pasan sin darte cuenta.

Solución. Tu tiempo es sagrado. Deja la Tablet, el teléfono, las series, las charlas inútiles y las quejas. ¡Céntrate solo en lo que es importante para ti!  Y recuerda lo que decía un rey «¡El tiempo y yo contra otros dos!»

10º La realidad es tozuda, no luches contra ella, deja que te ayude. Puede resultarte extraño, pero la realidad que te ha dado una patada en el culo, es la misma realidad que te ayudará.

Solución. Claro que encontrarás un trabajo mejor y si eres diestro saldrás cambiado, más seguro, y recibiendo el dinero que necesitas. Parece imposible, pero si eres hábil lo lograrás. Ponte a la tarea y no te despistes.

 

Por Chomin Alonso

Consejero especializado en liderazgo, comunicación y en resolución de conflictos personales y profesionales. Con un estilo de trabajo contextual y estratégico, desarrolla habilidades encaminadas a la resolución y disolución de las dificultades. Las intervenciones se realizan sobre problemas concretos de comunicación, lo que permite resolver las dificultades en el menor tiempo. La aceptación de la realidad, el compromiso en la acción y la elección de propósitos, valores. El ejercicio de resoluciones estratégicas, en la toma de decisiones bien encaminadas y dar respuestas ágiles, hasta lograr una vida más rica y significativa, completan la consultoría. Especializado en consultoria de dirección de personas, cambio profesional, consejería dirección.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: