Categoría: Actuar

Me van a despedir. ¿Qué hago?

 

 

Si un día te contratan, aceptas que un día serás despedido. Es así de sencillo y parece que ese día ha llegado.

Te voy a proponer diez consejos que pueden ayudarte a recuperar la calma perdida. Hay muchos más, estos son los genéricos, tu busca los específicos para tu situación.

1.- Cuando tu jefe haga el paripé y te diga lo buen trabajador que eres y que es algo que le han impuesto y que por él no te despediría . Haz tu también el paripé, dile lo mucho y bien que has trabajado, lo feliz que has estado en la empresa, etc.  Lo único que necesitas es ganar tiempo, días , semanas o meses. Ese dinero te vendrá estupendamente y te dará tiempo a buscar un nuevo trabajo. Pídeselo con claridad, a la gente le gusta que le pidan cosas.

2.- Si estabas mirando por la ventana y no te dabas cuenta de lo que sucedía, ponte las pilas y comienza a buscar un trabajo ya. Cualquier trabajo, no un trabajo mejor que el actual, un trabajo sin más. Es mucho más fácil encontrar un trabajo si estás trabajando.

3.- Si te hueles que vas a ser despedido, prepárate. Trabaja mucho mejor que hasta ahora, así se lo pondrás más difícil a tu jefe, pídele más tarea, dórale la píldora…. y ponte a buscar un trabajo de inmediato.

4.- En las dos opciones no hables con nadie, no te quejes, no comentes tus proyectos, todo lo contrario habla bien de la empresa, de tus jefes y de tus compañeros. Ya sabes que la gente hará todo lo posible para que no les despidan a ellos y alguno solo querrá lo peor para ti, que te despidan. Ah, si les dices donde estás buscando trabajo, irán ellos antes que tu y te quedarás sin él.

5.- Guarda equilibrio emocional: la serenidad. Te van a decir que te has quedado viejo, atrás, que no sabes trabajar en equipo, que tienes un trato difícil, que eres caro, etc. Dirán cosas horribles de ti. No las creas. Quédate tranquilo y observa tu futuro, define lo que quieres hacer en este momento de tu vida y hazlo.

6.- No te plantees que vas a estar un tiempo haciendo cosas mientras te dura el paro. Es un engaño y si caes en el acabarás tomando el sol los lunes por la mañana.

7.- Informa de inmediato a tu familia, no lo ocultes. No has fracasado: te han despedido. Nada más.

8.- No te creas ninguna propuesta amable de un medio-conocido: «Vamos a montar una empresa», «llama a Fulanito y él te ayuda» ,»Lo que tienes que hacer es invertir en este sector», “Ahora eres independiente haz lo que te dé la gana”. No les creas, tampoco creas los sesudos artículos de prensa, ni los comentarios que hacen los responsables de RRHH, cree solo a gente de tu total confianza, estás en un momento muy influenciable y si alguien te propone una salida, sin reflexionar lo suficiente, la tomarás, el problema es que no hay ninguna salida relacionada con la suerte. Tu salida solo la encontrarás tú, con un plan, y con trabajo.

9.- Busca un buen Head Hunter, habla con profesionales de empresas de contratación, redacta un discurso sobre ti, que sea poderoso y cierto, memorízalo y ensáyalo en diferentes entrevistas de trabajo, no te van a contratar a la primera, haz un estupendo CV y, desde luego, no creas ni una palabra de lo que te dicen los que están al otro lado de la mesa.

10.- No perdones ni un Euro a tu empresa, conviértete en una hidra si es necesario, no les debes nada, del mismo modo que ellos a ti tampoco, no busques su comprensión ni les des la tuya. Se trata de dinero, dinero y dinero.

Como dice un amigo ¡Ahora es el momento de salirte con la tuya!

Es el momento de saber utilizar a tus amigos y a tus enemigos.

05ceab484860e87cf244d539b1816254

En estos momentos ambos son de una inestimable ayuda, si sabes emplearlos a tu favor.

A los amigos no debes cansarlos con tus quejas, ni agobiarles pidiéndoles ayuda: déjalos, no los presiones, y ellos mismos actuarán. De este modo los seleccionarás,  quedarán los buenos y te desprenderás por fin de los malos. Así sabrás quienes son tus verdaderos amigos. No les pongas en ningún compromisos, ni les pidas que te ayuden con otros, pues considerarán que de una pagan todas sus deudas contigo. Háblales de tal forma que ellos hagan lo que tú quieres, que hagan por ti.

Recuerda: no impongas lo que quieres, son ellos los que han de proponerte lo que deben hacer por ti. Esa es tu habilidad

Y con tus enemigos aléjate, pero no demasiado, lo justo para que no te dañen: entonces pensarán que eres diferente, que alguien te ayuda o incluso que eres más listo que ellos y te respetarán.

Si confundes a tus enemigos ellos se volverán tus aliados. Ninguna alianza es tan ventajosa como la que firmas con tu enemigo: el miedo le hará cumplir todos sus compromisos. Si sabes llevarle, te dará mucho más que tu amigo, como ejemplo ten presente la alianza entre Hitler y Stalin.

Recuerda: siempre guarda una distancia prudente pues es el diablo y al final te darán un zarpazo.

 

No todos los problemas de vida son psicológicos

467580649

Nos encontramos en un momento en el que numerosas personas están experimentando un dolor psíquico extremo y se sienten angustiadas, deprimidas, melancólicas, coléricas, inseguras. Razones no les faltan. Están afectados en primera persona, o cerca de graves problemas de la vida: despidos, nuevas formas de trabajo, desgaste económico, deslealtades, injusticias, falta de reconocimiento, discriminación por edad, y esto sin contar con los problemas familiares o incluso los producidos por los cambios naturales, que la vida nos plantea, ahora especialmente la muerte y la enfermedad.

Todos son problemas son problemas de la vida, ¿Nos facilita su solución el hacer de ellos problemas psicológicos?

Los problemas de la vida han de afrontarse con pragmatismo, dejando a un lado el poder de la mente, el pensar en positivo y mucho menos ponerles la tirita del coach motivador o buscar la culpabilidad de nuestro padres en las desgracias que hoy nos suceden.

Posiblemente tengas más de 40 años o estés cerca de cumplirlos, cualquier avatar que ocurra ahora te dejará especialmente débil, a no ser que pongas remedio de inmediato. Y es así, no por psicología, sino que la población trabajadora está muy envejecida y a esta edad, cuando deberías pensar en comerte el mundo, estás pensando en sobrevivir, en cuidar tu economía, tu familia, tu carrera. Estas perplejo ante lo que te sucede.

Esta es la realidad.

Seguro que durante tiempo has estado tan orgulloso de tus debilidades, creyendo que eran tus fortalezas ¿no piensas desprenderte de ellas?. Ya va siendo hora de que te pongas a la tarea y te quites todo lo que sobra en tus comportamientos y saques toda tu capacidad interior.

Y no es psicología, de nuevo, es la realidad.

Organiza tu vida como un proyecto. 6º. 10 tips para volver al trabajo.

cropped-iStock-510395200.jpg

Algunas personas me preguntan sobre la mejor forma de incorporarse al trabajo después de varios meses de confinamiento.

Aquí tienes una lista con las 10 principales recomendaciones, que han salido en esas conversaciones.

1º.- Comportarte de la misma forma que cuando te incorporas a un nuevo trabajo. Se prudente.
2º.- Recuerda lo que decía el Gatopardo “es preciso que todo cambie para que todo siga igual”. No muerdas el primer anzuelo que te lancen, ni creas que te ha tocado la lotería.
3º.- Ten presente que se han producido numerosas conversaciones silenciosas en las que no has participado. Las alianzas han cambiado: comprueba tus alianzas.
4º.- Recuerda que el teletrabajo deja más cadáveres de los que parece a primera vista. Cambia tu comportamiento según lo cambien tus jefes. Conviértete en un espejo.
5º.- Es muy probable que se produzcan despidos así que prepárate. ¡Hazte invisible!. Añade calidad a tu trabajo y no se te ocurra pedir un reconocimiento ni rápido ni público.

6.- Muy probablemente el poder ahora está confundido por la presión que soporta. Los jefes o se vuelven despóticos o depresivos. Mantén tus comportamientos equilibrados.

7.- A nadie le interesa tu experiencia en el confinamiento. Si te preguntan es por curiosidad, no por empatía. Así, que no te quejes.
8.- La empresa no es un foro político, ni económico, ni social. Guarda tus ideas bajo un prudente silencio. ¡Deja de insultar al televisor!
9.- Recuerda que tu empresa no te debe nada. Adelántate a los acontecimientos. Busca un nuevo trabajo en silencio. Así, valorarás más el que tienes o encontrarás uno mejor
10.- Esta ha sido una nueva crisis, no es el fin del mundo. Dios te ignora, no está jugando contigo.

 

Relax diario

Sin título.001

 

 

Este audio está especialmente diseñado para que puedas lograr un intenso estado de relax, enfocarte en tu tarea y reelaborar nuevas estrategias ante tus dificultades actuales tanto personales como profesionales.

Otros beneficios son la disminución de estrés, ansiedad, angustia y mejora del descanso. Escuchado antes de dormir te facilitará un sueño reconfortante. Empléalo si tus conversaciones internas, tus charlas mentales, ese rum-rum mental que te recrimina, te juzga, te hace perder la confianza, ha llegado a ser molesto o incontrolable.

Si tienes dificultades para concentrarte en el trabajo o has de preparar una reunión o mantener una conversación importante, puedes emplear este audio en el trabajo, durante periodos de 5-10 minutos varias veces a lo largo de tu jornada.

El modo de empleo es muy sencillo. Escucha el audio con auriculares, en las primeras ocasiones puede que tu curiosidad te haga seguir el texto, no es necesario. En determinados momentos o incluso durante todo el audio, te centrarás en tus propios pensamientos y conversaciones internas, lo que te ayudará a calmar tus voces mentales.

Una práctica continuada y regular escuchando Relax diario te ayudará a mantener la serenidad, la concentración y la generación de nuevas ideas.

No emplees este audio mientras estés conduciendo máquinas

chomindflow@gmail.com

Bienvenido a la selva del trabajo.

A-Life-on-our-planet-1235b73

Después de 100 días hasta la selva parece un espacio cómodo y apacible en el que hay que estar.

Para sir David Frederick Attenborough no hay un lugar mejor para vivir que las Galápagos. En sus documentales la selva está poblada por pájaros de mil colores buscando el amor, gorilas amigables, serpientes ensimismadas, leones que dormitan y ñúes que se alimentan apaciblemente de la sabrosa hierba que crece en las praderas.

Después de ver tantos documentales cualquier selva nos parece confortable: incluso la selva del trabajo.

¿Y cómo no va a serlo? Tan solo tienes que cuidar tu estrés, caminar conscientemente, saber escuchar, almacenar pensamientos positivos, canalizar tus emociones y descubrir en el interior de cualquier fiera una persona que sufre y etc, etc

Entonces serás feliz.

Más que salir de un confinamiento parece que nos negamos a salir de un sueño infantil.

La realidad no es un documental. Ten cuidado ahí afuera.

¡Bienvenido a la selva del trabajo!

 

 

 

¿Dónde están los grandes?

img002-1024x794.jpg

Suelo ver Linkedin casi todas las mañanas. Lo reviso, leo las nuevas publicaciones, los comentarios a las mismas. Es uno de los indicadores que sigo, igual que las novedades editoriales en Espasa Calpe, los artículos de prensa que circulan, Pinterest, Instagram, Facebock, etc.  Son los ojos del mundo. Siempre atentos a lo que ocurre alrededor. Igual que el gigante Argos con sus cien ojos, Linkedin escanean continuamente el mundo. Si a unos les vence el cansancio, otros despiertan.

Ahora los ojos de Linkedin muestran un mundo blando y distorsionado, al que no parece interesarle el futuro: «Hemos adelantado en digitalización» «Trabajemos con felicidad» «Un nuevo estilo de liderazgo» «Ejemplos de gente solidaria» «Más transformación digital» «Cuidemos el jardín» «Ocupemos el lugar correcto para ser valorados de forma correcta» «¡El secreto de vivir es dar!» «Quiero que me vean sonreír». Cada frase una joya, pero juntas no hacen un collar.

«A las ocasiones deben los hombre muchas veces el lucir grandes » dice el cronista que relató la terrible peste de Sevilla de 1649 y llevó a la decadencia a la gran ciudad de Occidente.

Casi todos los días busco en Linkedin a esas personas tan necesarias hoy en las empresas, personas que «luzcan grande» frente a los pequeños. Sé que están, pero no las encuentro.

Organiza tu vida como un proyecto: 4º Prepárate para lo peor.

NAZ_74d3f7c66a1e41808eb3aea9f446786b

 

En su famoso discurso de Stanford, Steve Jobs nos explicó la técnica que empleaba a la hora de tomar decisiónes delicadas » Recordar que voy a morir es la herramienta más importante que haya encontrado para ayudarme a tomar las grandes decisiones de mi vida».

Entonces , ¿si quieres acertar has de ponerte en lo peor?. Parece ser que sí.

Veamos un ejemplo:

Imagina que quieres cruzar una gran autopista. Estas en el arcén y tienes los ojos tapados, una venda ajustada te impide ver todo lo que te rodea. Tan solo escuchas el violento ruido de los motores que se acercan y se alejan.

Para ayudarte cuentas con dos amigos uno optimista y el otro pesimista ¿a quién le pedirías ayuda?

Seguro que en el 99% de los casos al amigo pesimista.

Pues eso: en estos momentos tan dífíciles o eres hormiga o eres cigarra. Tú eliges.

 

 

 

¿Has preparado tu evaluación anual?

Captura de pantalla 2017-04-27 a la(s) 13.41.50 copia.jpg

Posiblemente la evaluación anual es uno de los hitos más transcendentes a los que se enfrenta un profesional. A nadie le extraña, que antes de afrontarla, se sienta inseguro, con falta de confianza, ansioso, insomne o se lleje llevar por un excesivo optimismo. Las causas por las que no se prepara convenientemente una evaluación son variadas y nos afectan de modo diferente.

Como las avestruces muchos profesionales esconden su cabeza bajo tierra o corren de acá para allá agitados como pollos sin cabeza. Los hay que se llenan de pensamientos catastrofistas del tipo «no valgo» «me van a despedir» «esta empresa no es para mí» o comienzan a hiperreflexionar obsesivamente, otros en cambio, irresponsablemente, confian en su capacidad de improvisar.

La evaluación es uno de esos los rituales empresariales que han venido para quedarse. Tiene mucho de moda y otro tanto de inutilidad tal y como se hace en la actualidad. Aún así, es irremediable pasar por ella. Estar prevenido, preparado, tener claro lo que se ha de decir, no olvidar nada que le favorezca a uno, ser elegante, educado y por supuesto, como recomendaba Gracián, actuar estratégicamente «entrar con la suya para salir con la nuestra». Es la tarea en la que hay que prepararse.

El evaluado ha de tener en todo momento un pensamiento estratégico, decidir cuándo ha de jugar y cuándo no, valorar lo que debe decir y lo que debe callar, etc . Es decir emplear todas las habilidades como un pavo para influir en quien le evalúa. 

Este es el principal marco de juego para quien está siendo evaluado: convertir en socio, aliado, complice al está al otro lado de la mesa, sentado confortablemente y seguro de su poder.

Una buena evaluación supone un año de tranquilidad y de calma.

Como consejero me corresponde estar junto al evaluado y ayudarle a observar, predecir y actuar. Sobre todo actuar. Toda evaluación tiene mucho de actuación. Como dicen los regidores en el teatro: «faltan cinco minutos para salir a escena» ¿Estás preparado?