Categoría: Calidad en el trabajo

¿Debes cuidar a las personas que trabajan contigo?

 

La pregunta es muy sencilla ¿Merece la pena cuidar a las personas con las que trabajas? Por supuesto que sí. Aunque de inmediato piensas que a unos más que a otros, incluso tienes muy claro a algunos nada. ¿Pero lo piensas de corazón o por interés? Cuando introduces el concepto interés el agua clara se vuelve turbia.

¿Y si es tu jefe? Claro, no hay duda, a tu jefe le cuidas tanto, que le mimas. Jamás te enfrentas con él, siempre le das la razón incluso cuando no la tiene.

¿Y si es tu socio? Según vayan los acontecimientos. Si tienes beneficios seguro que le cuidas o de lo contrario actuaras de otra forma

El concepto «cuidar», tan humano demasiado humano, como diría Nieztsche, se deshumaniza, y rápido se llega al convencimiento de que a la única persona a la que has de cuidar es a ti mismo «porque tú lo vales».

Mucha gente piensa así. Da igual el lugar que le corresponda en la empresa, sienten que ellos son lo único importante. Los demás son prescindibles y por tanto es innecesario cuidarlos.

Unos piensan que si cuidas a los demás eres un blandengue. «Uno sabe a lo que viene. A la empresa se ha de venir llorado» me decía altivo una persona, tiempo después recibió su correspondiente patada en el culo y se dolía de la injusticia.

Con mas de 50 y menos de 30 muchos CV van a la basura. Ni se abren. Son discriminados sin ninguna piedad. No se cuida al extraño.

La sociedad entera ha caído en una trampa terrible «solo lograrás el éxito si eres malvado» y cuanto más malvado más éxito. La bondad, la benevolencia, la compasión, la virtud… parecen resultar inútiles.

Recuerda. Si te cuidas y sobre todo si cuidas a los que debes cuidar, entonces lograrás lo que te propones

 

 

Si no estás atento te quitarán el poder

Prueba a mandar un WhatsApp a tu presidente. ¡Eres incapaz! En cambio esta chica que acaba de ser promocionada hace unos días, lo hace de inmediato. Sin dudarlo. El concepto de poder en su cabeza ha cambiado: ella siente que es el poder. No lo piensa, lo siente.

Ciertamente nada puede incomodarte más. El poder se ha alojado en los sentimientos y en los dedos inmaduros de un millennials, ¡En su teléfono!. Su Verdad es una verdad inmediata, momentánea, que le lleva a actuar apasionadamente. Una verdad que dura 15 segundos.

Los millennials se han lanzado a por el poder con muchas capacidades, descaro, desvergüenza, robando las ideas, expulsando al otro, sin moralidad. Vamos como siempre se ha hecho, como los que hoy tienen el poder hicieron en su momento.

Antes se debía esperar a una cierta madurez que daban los años, pero los millennials no puedes esperar, el mundo se les va a la mierda, y quieren gozar del poder antes de que esto ocurra y si es con 20, mejor que con 30 años.

Están decididos a tomarlo antes de lo que socialmente está previsto, y quieren hacerlo deconstruyendo, vamos sin respetar, las normas. ¡Cómo siempre ha ocurrido!

No todos los millenialls son jóvenes quejicas, incultos y drogadictos a los que les gusta el perreo, como dicen los sesudos articulistas. Ni mucho menos. Entre ellos se encuentran los salvadores y pero también los depredadores de este mundo en descomposición. Ellos son los ángeles, los demonios y los niños perdidos del bosque, que se van a hacer cargo del desastre que sus padres y la naturaleza les están dejando.

Ahora es el momento de aliarte con ellos, de ser su mentor, su socio o de ponerse a temblar. Pues ellos te quitarán el poder si no estás atento. Es ley de vida.

 

La Segunda Juventud. Una estrategia eficaz para ir de los 45 a los 65 años.

El tiempo pasa si ve la derrota. Así es. A partir de los 45 años, si no te conduces con cuidado,  el tiempo comienza a pasar a toda velocidad. Los 45 marcan, aproximadamente, la mitad de tu vida laboral: llevas 20 años trabajando y te quedan otros 20 más.

En este momento y sin darte cuenta comienzas a estar en la línea de salida. Si no haces nada, te esperan unos 10 años de decadencia hasta salir dolorosamente despedido, y muchos menos años si te molestan las nuevas incorporaciones, su juventud, su estilo de hacer las cosas.

La gente siente que su empresa se comporta injustamente al prescindir de sus mayores y por eso se enfadan con ella. Pero las empresas no son tan tontas como para renunciar a los mejores, perder talento o experiencia. Ni mucho menos. Simplemente se liberan de la gente que no va con su tiempo.

¿Qué hacer? Algunas personas, muy pocas, me lo han preguntado y como consejero debo tener clara mi respuesta. Mi foco, como no puede ser de otro modo, es estar con las personas ofreciendo estrategias viables, útiles y seguras, que les permita optar a un futuro mejor, alejado del sufrimiento.

La estrategia que te propongo para esta segunda mitad de tu vida profesional, y a la que me gusta llamar Segunda Juventud, es la siguiente.

1º. A partir de los 45 años acércate a las personas más jóvenes y talentosas que se están incorporando en la empresa, ayúdalas, sé su consejero, su mentor, hazte imprescindible para ellas. Conviértete en un referente, haz que te citen.

2º. A los 50 conviértete en un conocedor e impulsor de las nuevas tendencias en tu negocio y profesión, defiéndelas, busca aliados, sé activo y haz que la gente piense y actúe. Únete al futuro prometedor que espera a tu empresa. Haz que recurran a ti, que te pregunten.

3º. A los 55 años habla con tu jefe y proponle una reducción simbólica y lógica de tu salario (así como suena, sin dañar tu estilo de vida). Tus ambiciones han disminuido y ya no necesitas tanto dinero. No es la tan manida reducción de jornada, lo que haces es influir para ser percibido de un modo diferente. Comienza a vivir mejor, a ser un mejor profesional y deja de buscar el poder. Ayuda a los más jóvenes, acompáñales en su ascenso hacia el poder, conviértete en su consejero. Haz que te admiren por tu moralidad y tu virtud.

A los 60 reduce drásticamente tu presencia en la empresa y dedícate a trabajar con los más jóvenes, conviértete en el eslabón perdido que une las diferentes generaciones, visiones de la vida, del negocio. Arregla las cosas para trabajar en nuevos proyectos fuera de tu empresa. Conviértete en un gurú.

Ya has llegado a los 65. Eres respetado, considerado e incluso admirado ¡Enhorabuena!  Ahora es el momento de preparar tu legado, tanto en tu empresa como en tu vida. Te quedan 15 o 20 años o más de una vida sana y reconfortante. Disfrútalos.

Virtual ACT. El asesoramiento/coaching profesional personalizado.

¿Qué es Virtual ACT?

Es un proceso personalizado de asesoramiento virtual , que se realiza a través de Zoom, whatsApp, email,

teléfono, lo que te facilita el contacto con tu consejero en el momento preciso.

Con Virtual ACT afirmaciones como “tengo la agenda a tope «, “no puedo desplazarme ” ,»tampoco es tan importante» dejan de tener

sentido, ya que puedes acceder con facilidad al asesoramiento personalizado que necesitas.

 

Descarga el ahora el folleto explicativo, gratis VIRTUAL-ACT

 

 

Quiero saber que  Plan Personalizado me conviene en mi situación actual , tiempos, coste , estilo de trabajo, logros que obtendré: 

 

 

 

Actualízate o quedarás obsoleto.

 

Cada cierto tiempo tu teléfono te pide que actualices alguna App si quieres estar al día. Han programado su obsolescencia y en poco tiempo dejará de tener una vida útil.

En ocasiones son cambios pequeños, que se producen de un modo automático y no te das cuenta de ellos. Un pequeño aviso te dice que la actualización se ha producido de un modo satisfactorio. Nada más. Se ha instalado una diferencia, que no produce ninguna diferencia y, por supuesto, ni la notas ni eres consciente de ella.

En cambio cuando has de descargar una actualización manualmente, tu confianza desaparece y solo la recuperas preguntando a un amigo o abriendo la pantalla de ayuda.

Lo peor es cuando has de poner al día el sistema, en ese momento la ansiedad comienza a subir, conscientemente vas a realizar un particular suicidio de tu antiguo sistema operativo. Estás dispuesto a terminar con él con la esperanza de que el nuevo sistema te facilite los procesos que realizas o incluso nuevos procesos que desconoces. De no actualizarlo sabes que tu teléfono comenzará rápidamente, ¿en un año o en menos tiempo?, a ser una herramienta inservible.

Este año ha sido tan especialmente turbulento. Desde el mes de febrero has ido acumulado innumerables experiencias catastróficas, enfermedad, muerte , soledad, desconfianza, miedo, despido, pobreza. El «yo» que comenzó en enero nada tiene que ver con este que eres ahora.

Sin darte cuenta se te han pasado por alto un montón de actualizaciones de tu vida, tu modo de resolver dificultades, tus sentimientos, tu familia, tu carrera profesional. Ha sido un año tan vertiginoso, que te estás quedando fuera de mercado en tu forma de pensar, de ver el mundo, de estar junto a los otros.

¿Has empezado a notar esta obsolescencia?¿Miras el mundo con otros ojos, con otros sentimientos?¿Tu conocimiento ha envejecido? ¿Qué parte de ti, se resiste a actualizarse?

Siempre puedes negarte y mantener tus ideas, pero si el miedo te deja inactivo, te irás quedando más y más inútil.

PD. Actualizarse no es participar en un curso de formación, es dejar extinguir mis comportamientos actuales, mi forma de ver la vida, de relacionarme y cambiarlos por otros radicalmente nuevos, es por lo tanto un suicidio ritual de mis comportamientos.

Me van a despedir. ¿Qué hago?

 

 

Si un día te contratan, aceptas que un día serás despedido. Es así de sencillo y parece que ese día ha llegado. «Me van a despedir. ¿Qué hago?»

Te voy a proponer diez consejos que pueden ayudarte a recuperar la calma perdida. Hay muchos más, estos son los genéricos, tu busca los específicos para tu situación.

Como resumen de todos lo puntos  te diré que cuides tu estado emocional y principalmente tu ira, enfado, cólera  y que no la lances ni contra tu familia ni contra tus amigos. Es algo que te ha ocurrido a ti y no puedes culpar de ello a nadie.

1.- Cuando tu jefe haga el paripé y te diga lo buen trabajador que eres y que es algo que le han impuesto y que por él no te despediría . Haz tu también el paripé, dile lo mucho y bien que has trabajado, lo feliz que has estado en la empresa, etc.  Lo único que necesitas es ganar tiempo, días , semanas o meses. Ese dinero te vendrá estupendamente y te dará tiempo para buscar un nuevo trabajo. Pídele con claridad, que retrase tu salida, pon cualquier excusa y si es emocional mejor, a la gente le gusta que le pidan cosas.

2.- Si estabas mirando por la ventana y no te dabas cuenta de lo que sucedía, ponte las pilas y comienza a buscar un trabajo ya. Cualquier trabajo, no un trabajo mejor que el actual, un trabajo sin más. Es mucho más fácil encontrar un trabajo si estás trabajando.

3.- Si te hueles que vas a ser despedido, prepárate. Trabaja mucho mejor , así se lo pondrás más difícil a tu jefe, pídele más tarea, dórale la píldora…. y ponte a buscar un trabajo de inmediato. Por supuesto no se lo digas a nadie, mucho menos a RRHH desde este momento son tus enemigos, y no se te ocurra contratar al Head Hunter de la empresa. 

4.- En las dos opciones no hables con nadie, no te quejes, no comentes tus proyectos, todo lo contrario habla bien de la empresa, de tus jefes y de tus compañeros. Ya sabes que la gente hará todo lo posible para que no les despidan a ellos y alguno solo querrá lo peor para ti, que te despidan. Ah, si les dices donde estás buscando trabajo, irán ellos antes que tu y te quedarás sin él.

5.- Guarda equilibrio emocional: la serenidad. Te van a decir que te has quedado viejo, atrás, que no sabes trabajar en equipo, que tienes un trato difícil, que eres caro, etc. Dirán cosas horribles de ti. No las creas. Quédate tranquilo y observa tu futuro, define lo que quieres hacer en este momento de tu vida y hazlo.

6.- No te plantees que vas a estar un tiempo haciendo cosas mientras te dura el paro. Es un engaño y si caes en el acabarás tomando el sol los lunes por la mañana.

7.- Informa de inmediato a tu familia, no lo ocultes. No has fracasado: te han despedido. Nada más.

8.- No te creas ninguna propuesta amable de un medio-conocido: «Vamos a montar una empresa», «llama a Fulanito y él te ayuda» ,»Lo que tienes que hacer es invertir en este sector», “Ahora eres independiente haz lo que te dé la gana”. No les creas, tampoco creas los sesudos artículos de prensa, ni los comentarios que hacen los responsables de RRHH, cree solo a gente de tu total confianza, estás en un momento muy influenciable y si alguien te propone una salida, sin reflexionar lo suficiente, la tomarás, el problema es que no hay ninguna salida relacionada con la suerte. Tu salida solo la encontrarás tú, con un plan, y con trabajo.

9.- Busca un buen Head Hunter, habla con profesionales de empresas de contratación, redacta un discurso sobre ti, que sea poderoso y cierto, memorízalo y ensáyalo en diferentes entrevistas de trabajo, no te van a contratar a la primera, haz un estupendo CV y, desde luego, no creas ni una palabra de lo que te dicen los que están al otro lado de la mesa. (Lee de nuevo el punto 3)

10.- En la negociación no perdones ni un Euro a tu empresa, conviértete en una hidra si es necesario, no les debes nada, del mismo modo que ellos a ti tampoco, no busques su comprensión ni les des la tuya. Se trata de dinero, dinero y dinero. Y ellos siempre se quedarán con algo del dinero que tienen previsto para tu despido.

Como dice un amigo ¡Ahora es el momento de salirte con la tuya!

Sobre la estupidez.

La primera Ley Fundamental de la estupidez humana, de Cipolla, afirma que :

Siempre e inevitablemente cada uno de nosotros subestima el número de individuos estúpidos que circulan por el mundo.

Una estupidez que escucho con una cierta alegría, las estupideces son siempre alegres, es que la forma de solucionar un despido es cambiar tus pensamientos: has de olvidar aquellos que son negativos y duplicar tus pensamientos positivos. Así, de inmediato tus problemas se solucionan y encontrarás un trabajo mejor. En cambio si tienes pensamientos negativos, tu vida será muy difícil a partir de ahora.

Tómate unos segundos para resolver este dilema.

Tienes que cruzar la M-30 a pie. Estás en el arcén y has de ir al arcén contrario, más o menos has de cruzar unos 10 carriles por los que circula un torrente de coches. Tienes los ojos cerrados y a tu lado están dos amigos que quieren ayudarte, uno pesimista y otro optimista. ¿A quién le pedirás ayuda?

Si eres estúpido y tienes prisa le pedirás ayuda a tu amigo optimista. Ena cambio si eres una persona prudente y no luchas contra el reloj le pedirás ayuda a tu amigo pesimista.

La cuarta Ley Fundamental de Cipòlla dice:

Las personas

no estúpidas subestiman siempre el potencial nocivo de las personas estúpidas.

Los no estúpidos, en especial olvidan constantemente

que en cualquier momento y lugar,

y en cualquier circunstancia, tratar, y/o asociarse con individuos estúpidos se manifiesta infaliblemente como un costosísimo error.

Pues eso

Es el momento de saber utilizar a tus amigos y a tus enemigos.

05ceab484860e87cf244d539b1816254

En estos momentos ambos son de una inestimable ayuda, si sabes emplearlos a tu favor.

A los amigos no debes cansarlos con tus quejas, ni agobiarles pidiéndoles ayuda: déjalos, no los presiones, y ellos mismos actuarán. De este modo los seleccionarás,  quedarán los buenos y te desprenderás por fin de los malos. Así sabrás quienes son tus verdaderos amigos. No les pongas en ningún compromisos, ni les pidas que te ayuden con otros, pues considerarán que de una pagan todas sus deudas contigo. Háblales de tal forma que ellos hagan lo que tú quieres, que hagan por ti.

Recuerda: no impongas lo que quieres, son ellos los que han de proponerte lo que deben hacer por ti. Esa es tu habilidad

Y con tus enemigos aléjate, pero no demasiado, lo justo para que no te dañen: entonces pensarán que eres diferente, que alguien te ayuda o incluso que eres más listo que ellos y te respetarán.

Si confundes a tus enemigos ellos se volverán tus aliados. Ninguna alianza es tan ventajosa como la que firmas con tu enemigo: el miedo le hará cumplir todos sus compromisos. Si sabes llevarle, te dará mucho más que tu amigo, como ejemplo ten presente la alianza entre Hitler y Stalin.

Recuerda: siempre guarda una distancia prudente pues es el diablo y al final te darán un zarpazo.

 

La metáfora que nos regalo Steve Jobs.

P1280118.jpg

 

Al terminar su famoso discurso de Stanford Steve Jobs nos dejó en el aire un deseo, que tomó de la revista «Catálogo de la tierra». Una publicación hippy, como tantas otras de  aquellos años en California. A principios de los setenta se vio forzada a cerrar: todos los proyectos tienen un final.

En su último número, en la contraportada, el editor Stewart Brand,  incluyó la foto de una carretera, que se perdía en el horizonte, una de esas carreteras que terminan en un lejano punto entre las montañas. Sobre la foto estaba escrito el siguiente titular

«Sigue hambriento. Sigue alocado»

La foto y el lema, juntas formaban una imagen de tal fuerza, tan inspiradora y memorable, que Steve Jobs cerraba con ella su discurso. «siempre he deseado esto para mí. Y ahora, os lo deseo a vosotros»

Me parece la mejor consigna, la mejor metáfora, para vivir en estos tiempos de dolor.

¡Que tengas un buen camino, hermano!

No todos los problemas de vida son psicológicos

467580649

Nos encontramos en un momento en el que numerosas personas están experimentando un dolor psíquico extremo y se sienten angustiadas, deprimidas, melancólicas, coléricas, inseguras. Razones no les faltan. Están afectados en primera persona, o cerca de graves problemas de la vida: despidos, nuevas formas de trabajo, desgaste económico, deslealtades, injusticias, falta de reconocimiento, discriminación por edad, y esto sin contar con los problemas familiares o incluso los producidos por los cambios naturales, que la vida nos plantea, ahora especialmente la muerte y la enfermedad.

Todos son problemas son problemas de la vida, ¿Nos facilita su solución el hacer de ellos problemas psicológicos?

Los problemas de la vida han de afrontarse con pragmatismo, dejando a un lado el poder de la mente, el pensar en positivo y mucho menos ponerles la tirita del coach motivador o buscar la culpabilidad de nuestro padres en las desgracias que hoy nos suceden.

Posiblemente tengas más de 40 años o estés cerca de cumplirlos, cualquier avatar que ocurra ahora te dejará especialmente débil, a no ser que pongas remedio de inmediato. Y es así, no por psicología, sino que la población trabajadora está muy envejecida y a esta edad, cuando deberías pensar en comerte el mundo, estás pensando en sobrevivir, en cuidar tu economía, tu familia, tu carrera. Estas perplejo ante lo que te sucede.

Esta es la realidad.

Seguro que durante tiempo has estado tan orgulloso de tus debilidades, creyendo que eran tus fortalezas ¿no piensas desprenderte de ellas?. Ya va siendo hora de que te pongas a la tarea y te quites todo lo que sobra en tus comportamientos y saques toda tu capacidad interior.

Y no es psicología, de nuevo, es la realidad.