Categoría: Calidad en el trabajo

Ser el pastor de tus esperanzas

atrapado

Recopila tu carrera porfesional  hasta el momento presente. Seguro que ya van unos cuantos años . Pon en un lugar lo que has logrado y en otro lo que consideras que te falta por lograr.  ¿Has logrado lo que te proponías?

En ocasiones nos hacemos esta pregunta sencilla ¿qué hay de lo mío? y la respuesta nos deja helados ¡Nada!. No es una pregunta psicológica. ¡Ni mucho menos! Es una pregunta con la que nos evaluamos, basta con enunciarla para constatar que lo estamos haciendo mal.

El mundo de la empresa se ha llenado de emociones, constelaciones, felicidad, buenos deseos y mejores rollitos y se ha olvidado lo importante ¿Cúal es tu plan?¿Y tu propósito?

Si no tienes un plan y no tienes el valor de llevarlo adelante, no hay nada de lo tuyo. ¡Nadie te da nada si no lo tomas!.

La empresa se ha llenado de bla, blas. En cualquier pasillo te encuentras un bla, bla, en la sala de reuniones, en los documentos, proyectos, estrategias, siempre hay un bla, bla escondido.

Establecer tu estrategia es ponerse en camino para lograr la Victoria Privada y la Victoria Pública, en palabras de Covey, liderar mi vida y mi empresa, ser mi propio jefe,:el pastor de mi rebaño de esperanzas.

Lograr la grandeza, la excelencia, el reconocimiento responde a un plan, que sólo los valientes son capaces de llevar adelante.

«El hombre es un ser escondido en si mismo» nos recuerda María Zambrano. Un ser por hacer.

¿Quieres trazar tu plan o continuarás preguntándote? 

Es un buen momento para ser pastor de tus esperanzas.

 

¿Qué haces cuándo no sabes qué hacer?

post

Se acerca un tiempo en el que vas a tener que tomar una decisión.

¿Ha llegado el momento de cambiar de trabajo? ¿Continuarás luchando o te darás por vencido? ¿Seguirás trabajando 10 horas sin rechistar? ¿Mantendrás tu comportamiento dictatorial? ¿Estas dispuesto a cuidarte? ¿Callarás ante las vejaciones y el maltrato? ¿Has decidido formarte? etc.

Algunas decisiones llevan tiempo esperándote y otras, en cambio, aparecerán a lo largo del año. Unas serán transcendentes, cambiarán tu vida, otras se te antojarán sencillas y las tomarás con rapidez, sin darles importancia.

Actuar de una manera significativa en nosotros y en nuestro entorno es imprescindible para llevar una vida enriquecedora.

¿Cómo lograrlo? ¡tendrás que hacer lo que no sabes hacer!  

Por último, prepara tu estrategia, este va a ser un año interesante si pasas a la acción.

Observar, predecir, influenciar. Este es el mantra