Categoría: Dirección de personas

La metáfora que nos regalo Steve Jobs.

P1280118.jpg

 

Al terminar su famoso discurso de Stanford Steve Jobs nos dejó en el aire un deseo, que tomó de la revista «Catálogo de la tierra». Una publicación hippy, como tantas otras de  aquellos años en California. A principios de los setenta se vio forzada a cerrar: todos los proyectos tienen un final.

En su último número, en la contraportada, el editor Stewart Brand,  incluyó la foto de una carretera, que se perdía en el horizonte, una de esas carreteras que terminan en un lejano punto entre las montañas. Sobre la foto estaba escrito el siguiente titular

«Sigue hambriento. Sigue alocado»

La foto y el lema, juntas formaban una imagen de tal fuerza, tan inspiradora y memorable, que Steve Jobs cerraba con ella su discurso. «siempre he deseado esto para mí. Y ahora, os lo deseo a vosotros»

Me parece la mejor consigna, la mejor metáfora, para vivir en estos tiempos de dolor.

¡Que tengas un buen camino, hermano!

¿Dónde están los grandes?

img002-1024x794.jpg

Suelo ver Linkedin casi todas las mañanas. Lo reviso, leo las nuevas publicaciones, los comentarios a las mismas. Es uno de los indicadores que sigo, igual que las novedades editoriales en Espasa Calpe, los artículos de prensa que circulan, Pinterest, Instagram, Facebock, etc.  Son los ojos del mundo. Siempre atentos a lo que ocurre alrededor. Igual que el gigante Argos con sus cien ojos, Linkedin escanean continuamente el mundo. Si a unos les vence el cansancio, otros despiertan.

Ahora los ojos de Linkedin muestran un mundo blando y distorsionado, al que no parece interesarle el futuro: «Hemos adelantado en digitalización» «Trabajemos con felicidad» «Un nuevo estilo de liderazgo» «Ejemplos de gente solidaria» «Más transformación digital» «Cuidemos el jardín» «Ocupemos el lugar correcto para ser valorados de forma correcta» «¡El secreto de vivir es dar!» «Quiero que me vean sonreír». Cada frase una joya, pero juntas no hacen un collar.

«A las ocasiones deben los hombre muchas veces el lucir grandes » dice el cronista que relató la terrible peste de Sevilla de 1649 y llevó a la decadencia a la gran ciudad de Occidente.

Casi todos los días busco en Linkedin a esas personas tan necesarias hoy en las empresas, personas que «luzcan grande» frente a los pequeños. Sé que están, pero no las encuentro.

Organiza tu vida como un proyecto: 4º Prepárate para lo peor.

NAZ_74d3f7c66a1e41808eb3aea9f446786b

 

En su famoso discurso de Stanford, Steve Jobs nos explicó la técnica que empleaba a la hora de tomar decisiónes delicadas » Recordar que voy a morir es la herramienta más importante que haya encontrado para ayudarme a tomar las grandes decisiones de mi vida».

Entonces , ¿si quieres acertar has de ponerte en lo peor?. Parece ser que sí.

Veamos un ejemplo:

Imagina que quieres cruzar una gran autopista. Estas en el arcén y tienes los ojos tapados, una venda ajustada te impide ver todo lo que te rodea. Tan solo escuchas el violento ruido de los motores que se acercan y se alejan.

Para ayudarte cuentas con dos amigos uno optimista y el otro pesimista ¿a quién le pedirías ayuda?

Seguro que en el 99% de los casos al amigo pesimista.

Pues eso: en estos momentos tan dífíciles o eres hormiga o eres cigarra. Tú eliges.

 

 

 

¿Has preparado tu evaluación anual?

Captura de pantalla 2017-04-27 a la(s) 13.41.50 copia.jpg

Posiblemente la evaluación anual es uno de los hitos más transcendentes a los que se enfrenta un profesional. A nadie le extraña, que antes de afrontarla, se sienta inseguro, con falta de confianza, ansioso, insomne o se lleje llevar por un excesivo optimismo. Las causas por las que no se prepara convenientemente una evaluación son variadas y nos afectan de modo diferente.

Como las avestruces muchos profesionales esconden su cabeza bajo tierra o corren de acá para allá agitados como pollos sin cabeza. Los hay que se llenan de pensamientos catastrofistas del tipo «no valgo» «me van a despedir» «esta empresa no es para mí» o comienzan a hiperreflexionar obsesivamente, otros en cambio, irresponsablemente, confian en su capacidad de improvisar.

La evaluación es uno de esos los rituales empresariales que han venido para quedarse. Tiene mucho de moda y otro tanto de inutilidad tal y como se hace en la actualidad. Aún así, es irremediable pasar por ella. Estar prevenido, preparado, tener claro lo que se ha de decir, no olvidar nada que le favorezca a uno, ser elegante, educado y por supuesto, como recomendaba Gracián, actuar estratégicamente «entrar con la suya para salir con la nuestra». Es la tarea en la que hay que prepararse.

El evaluado ha de tener en todo momento un pensamiento estratégico, decidir cuándo ha de jugar y cuándo no, valorar lo que debe decir y lo que debe callar, etc . Es decir emplear todas las habilidades como un pavo para influir en quien le evalúa. 

Este es el principal marco de juego para quien está siendo evaluado: convertir en socio, aliado, complice al está al otro lado de la mesa, sentado confortablemente y seguro de su poder.

Una buena evaluación supone un año de tranquilidad y de calma.

Como consejero me corresponde estar junto al evaluado y ayudarle a observar, predecir y actuar. Sobre todo actuar. Toda evaluación tiene mucho de actuación. Como dicen los regidores en el teatro: «faltan cinco minutos para salir a escena» ¿Estás preparado?

 

Eutanasia laboral. Descubre si estás siendo discriminado por edad.

discriminación por edad

 

Si tienes más de 45 años, empieza a prepararte: tienes todas las papeletas para sufrir discriminación por edad en los próximos años. 

La discriminación por edad es un tipo de acoso dificil de evaluar objetivamente, pero muy fácil de sentir, basta una mirada, un comentario, un vacío, un desplante, etc.

En este post te dejo algunas reflexiones para que compruebes si comienzas a ser  discriminado por edad y no lo confundas con estar quemado (Burnout), más vinculado con el estrés, mala calidad del trabajo, carga excesiva, acoso, falta de tiempo, etc…

Algunos puntos a observar.

Recuerda que no es tu empresa quien te discrimina, ni el sistema capitalista, ni el gobierno y sus leyes. Te discriminan tus mismos compañeros, con los que has mantenido un trato cordial durante años. Algunos de ellos son los que convierten tu edad en una debilidad.

Acepta que tu no eres el culpable, ni tu edad es el problema. Muy probablemente haya personas mayores que tú en la empresa y no están sufriendo ningún tipo de discriminación por edad. 

Ten presente que la discriminación aparece a través de señales insignificantes. Pequeños comentarios, gestos, exclusiones, dilación. Si las pasas por alto estas alimentando la discriminación, te estás anestesiando a lo que te va a llegar. Estate atento a cualquier señal de discriminación por edad y actúa.

La discriminación por edad busca destruirte como persona. No toca tu talento, ni tus capacidades como trabajador, ni tu ilusión por tu profesión. Te califican como mayor, anticuado, rígido, poco rentable, etc. Si te dejas avasallar te vuelves el blanco al que van disparar.

No estás solo. ¿Conoces más casos en tu empresa?. Personas que con más de 45 años comienzan a ser discriminadas. La cultura de algunas empresas aceptan que los trabajadores al envejecer son una carga para la empresa y como única solución ven la aplicación de la Eutanasia Laboral.

Ten presente que los jóvenes no son tus enemigos, ellos son tus aliados de verdad. No te apartes de ellos y mucho menos dejes que se aparten de ti. Tu eres el sabio y tu sabiduría puede salvarles de muchas meteduras de pata. No sean el abuelo cebolleta, sé su mentor.

Acepta que tus objetivos vitales y profesionales están cambiando. Perdónate por no haber alcanzado los objetivos que te propusiste en tu juventud. No eres un inútil ni un fracasado: eran muy difíciles de lograr para ti en aquel momento.

Te propongo estas 10 tips, para actuar ante la discriminación por edad

1.- No te creas imprescindible. Se flexible.

2.- Acepta que nadie en la empresa te debe nada.

3.- Sé leal contigo. Formas un equipo de dos: tú y tú mismo

4.- No importa tu experiencia, importa tu sabiduría. Cultívala.

5.- Cada día, cada reunión, cada tarea es importante para tu propósito.

6.- Acércate a los jóvenes de éxito. Ayúdales. Se su mentor.

7.- Hazte valer. Haz que reconozcan tu trabajo. Se exigente.

8.- Adelántate al tiempo. Arriésgate, ve por delante.

9.- Comunícate con eficacia. Adapta tu discurso, acepta las modas.

10.- Nunca tires la toalla. Afuera hace mucho frío.

Siempre conserva la calma … y llegado el momento hazte invisible.

 

P.D. Si decides aprovecharte de tu edad para trabajar menos o nada, para estar rebotado con el mundo, sentirte deprimido, estar enfadado, sentirte una víctima, etc. y tu único deseo es jubilarte lo antes posible para no hacer nada de nada, este post no tiene interés para ti.

¡Disfruta de tu merecida y ganada a pulso discriminación por edad!

Descuidar es incitar.

oldnyc1

Teoría de las ventajas rotas, Zimbardo

Hay muchos y maravillosos experimentos, que siempre nos sorprenden por su ingenio y nos hacen aprender de sus conclusiones.

Philip Zimbardo lideró algunos de los más conocidos como el de la cárcel en la Universidad de Stanford o el de las ventanas rotas. En este último caso probó a dejar 2 coches idénticos abandonados en distintos barrios. El primero lo dejó en el Bronx, zona pobre y conflictiva de Nueva York y el otro en Palo Alto, una zona rica y tranquila de California.

El coche del Bronx de inmediato fue vandalizado, le robaron todo lo utilizable y destruyeron el resto. El de Palo Alto se mantuvo intacto, hasta que pasada una semana, los investigadores rompieron una ventana. En ese momento se desencadenó el mismo proceso que en el Bronx: robo, violencia y vandalismo.

No era necesidad. La ventana rota transmite deterioro, desinterés y despreocupación que lleva a pasar por encima de las normas de convivencia.

Si no hay ley ni normas ni reglas, entonces “vale todo”.

En experimentos posteriores, James Q. Wilson y George Kelling, desarrollaron la “Teoría de las ventanas rotas”, que concluye que el delito es mayor en las zonas donde el descuido, la suciedad, el desorden y el maltrato son mayores.

Si se rompe una ventana de un edificio y nadie la repara, pronto estarán rotas todas las demás.

La teoría de las ventanas rotas fue aplicada por primera vez a mediados de los 80 en el Metro de Nueva York, en aquellos años el lugar más inseguro de la ciudad. Se comenzó de lo pequeño a lo más grande: grafitis,suciedad, ebriedad, viajeros sin billete, pequeños robos y desórdenes. Los resultados fueron evidentes, lográndose que este transporte fuese seguro.

Durante la noche la luz de la ciudad es especial

53c52ac2933a8s52994

Para muchas personas la noche es un tiempo de melancolía especial. Este relato, basado en las experiencias de una querida enfermera, reúne todas esas emociones que acumulamos en nuestro trabajo, aunque en el de ella de una forma más intensa: esfuerzo, cuidado, muerte, ilusión por vivir, soledad…

«A primera hora de la noche la luz de una ciudad es especial. No es natural. Se vuelve anaranjada y oscura. Como el sepia de las fotografías antiguas. Una luz vieja y cansada. No se cuando ocurre el cambio, pero ocurre. Y ocurre todas las noches. Algunas tardes veo la puesta de sol desde la ventana de la cocina, las nubes amarillentas  y rojizas sobre la sierra: en esos días la luz es oscura y transparente. Aguardo a que el sol se oculte tras los montes y entonces me cambio y me pongo la ropa de hacer deporte. Cuando salgo a correr la luz ya ha cambiado. Es la luz de una ciudad, de una gran ciudad y me gusta correr con esa luz, meterme en mis pensamientos y notar como mi cuerpo se cansa y comienza a sudar. Entonces mi respiración se hace más profunda y en invierno, ahora es invierno, me agrada exhalar con fuerza y cruzar mi propio vao, pasar por él como un avión por una nube. Todas las noches corro a la misma hora, después de que el sol caiga, es un buen momento para correr, no hay nadie en el parque y si hay alguna pandilla me alejo de ellos. Son chicos malos, salvajes y dañinos. A las chicas por la noche cuando van solas corriendo por el parque las miran de una forma, que no me gusta. Cuando corro, corro de verdad, me esfuerzo hasta el límite. Me gusta correr de esta forma tan exigente, hasta que dejo de sentir el cuerpo. Entonces no siento ni dolor, fatiga, cansancio. No siento el cuerpo y no se explicar qué siento cuando no siento el cuerpo. Solo sé que entonces me pierdo en mis pensamientos y pasa el espacio y el tiempo y no sabes contar. Y entonces me gusta llorar con lágrimas pesadas, como gotas que caen de un grifo mal ajustado clip, clap. Y cuando las siento caer por mi mejilla ya no quiero parar. Cuanto más inmensas, más abundantes  y constantes  son, mejor me siento  y entonces nada me da miedo, ellas me hacen indestructible, fuerte, poderosa, en ese momento no me fijo si las pandillas están cerca o lejos , me da igual, soy fuerte: lloro. Lloro por gente que conozco desde hace muy poco tiempo, gente que pasa por mi vida con la rapidez del rayo, como Rafclif, gente que me va a dejar en pocos día. Por todos ellos lloro con estas abundantes lagrimas pesadas que tanto me gustan. No llevo la cuenta de cuantas personas he visto morir: ¿Cuántos cientos?. Da igual. Seguro que un número capaz de dejar sin habla a cualquiera. Me alivia estar con personas que pronto van a dar el salto a lo desconocido. Me ayuda acompañarles en estos últimos metros, como se acompañan, en silencio, los enamorados cuando vuelven a casa. Desde hace años me ayuda trabajar con personas que van a morir. Estar cerca de ellos. ¡Aprendo tanto de su muerte!. ¡De su dolor y de su sufrimiento!. Quien me lo iba a decir a mi que tanto he temido encontrarme con la muerte, y ahora me encuentro con ella cada día, sin sentir ese vacío de cuando no queda aire en ti. Nada de aire. Un vacío que absorbe los pensamiento, las ilusión, los sentimientos. Con ellos , con todos ellos, estoy tan cerca de la muerte que siento como me van enseñando a morir. Y se que cuando esto ocurra estarán esperándome al otro lado del río. Y por fin estaré acompañada, aunque sea en esta única verdad de la vida. Por eso me gusta llorar mientras corro bajo esta luz amarilla de esta ciudad.

“No sientas lástima de ti mismo, eso sólo lo hacen los mediocres”[1]. ¿Madrid Blues?.

En Johnny cogió su fusil la enfermera aprende a comunicarse con aquel cuerpo informe, sin rostro, postrado. Un cuerpo que se agita y desespera, que se retuerce. Escribe en su pecho Feliz Navidad, letra a letra con calma, paciencia y amor. Y lo hace llevada por la compasión, que siente hacia Johnny y no por la lastima que le produce verle como un joven cuerpo desmembrado, cautivo,  Hay gente que piensa que los moribundos están cautivos, encerrados en un cuerpo, ciegos sordos, sin poderse mover ni hablar. Igual Johnny. Tras las ventanas del parque ¿cuántos ciegos, sordos, mudos, paralíticos? ¿Cuántos en la pandilla de latinos? ¿Cuántos entre las corredoras nocturnas como yo?¿Qué es lo peor que me puede ocurrir en el futuro? Ninguno de mis queridos amigos tiene futuro, ni pasado, tan sólo les queda el presente. Un presente inmediato instantáneo. El presente de una respiración, de un dolor, de un miedo.

Esta mañana he hablado a N de cómo lavaba la ropa mi madre en el pozo de la huerta de mi abuelo, no sé por qué. A sus 87 años N tiene Síndrome de Richardson-Steele-Olszewsk, las células de su cerebro están muy dañadas, es como si tuviera Parkinson. Dejó dicho que no quería que la mantuvieran viva artificialmente. Ya no se comunica. ¿Como Johnny?. Por eso me gusta hablarla de lo que hacían las mujeres hace tantos años, que puede que alguna neurona reviva y que por un instante N , además de presente tenga pasado: su pasado. Como cualquiera de nosotros. N se acurruca en mis brazos y me gusta sentir su piel como la de un niño, ¡tan suave! Sus hijos sufren porque piensan que sufren. No se si sufre, físicamente no sufre, le ponemos más de la cuenta para que no sufra.  A mi me gusta hablarle de cuando las mujeres lavaban la ropa en los lavaderos publicos, arrodilladas. El frío del agua en invierno agarrándose a sus huesos.  A G le gusta hablar del síndrome de cautiverio. G es muy simple, y a la vez compleja. Es la jefe de nuestro equipo. Tiene dos años más que yo, 35 y parece un libro abierto. Le agrada saber de síndromes y citar de corrido los nombres más enrevesados de cualquier desconocida enfermedad. Y no le gustan las médicas residentes con su curiosidad insana. En el equipo somos una médico, dos enfermeras y un conductor. Nuestra ocupación son los enfermos terminales: cambiamos muy rápido de clientes. De unos maravillosos clientes por los que me gusta llorar con lágrimas tan pesadas como el plomo. Queridos mios: se que me estáis esperando al otro lado del río. Si no lo supiera, me moriría de dolor».

 

[1]Tokio blues. Haruki Murakami

 

10 tips para cambiar de trabajo. Cuando das tu CV, das un regalo.

6º Cuando das tu CV, das un regalo.

Es así. Cada vez que entregas tu CV estás dando un regalo. Puede que la persona que lo reciba no se de cuenta de ello, por eso debes recordárselo con todo detalle. Debes decirle, que en él va tu vida y muchas ilusiones, unas logradas y otras no. Debes recordarle, que aunque no fuiste a la mejor universidad, ni tu colegio fue un colegio elegante, incluso si no tienes un título que destaque no es que seas tonto, fue por avatares de la vida. No todas las personas gozan una vida planificada desde el primer día, ni cuentan con una ayuda excelente. Puede que también te equivocaras y tomarás decisiones, que hoy sabes que no son las más adecuadas, pero entonces para ti fueron las mejores decisiones o tal vez las únicas que pudiste tomar.

Tal vez si continua leyéndolo vea que tu edad, por mayor o por joven, no es la que espera. Es que no te conoce y no sabe que has sido y eres una roca, tu tesón, tu fuerza, tu compromiso, te ha sacado adelante en innumerables ocasiones, es más has sacado adelante proyectos complejos, sencillos, arriesgados, únicos … que otros no han sabido. Y que tu edad luce por tu experiencia o por tu deseo de hacer bien las cosas.

Puede que te vea joven y le atemorice que puedas ser madre. El no sabe que lo harás por amor y que nada hace más fuerte a una persona que el amor y le da más fuerzas para luchar en la vida que sus propios hijos. Tal vez lo ha olvidado y tienes que recordárselo.

Sí. Tienes que explicarle que tu CV es un regalo que le das con toda tu esperanza. Que en el va tu vida, tu ilusión, tus deseos, tu compromiso, tu empeño.

El puede pensar que tu vida no vale nada, que es un simple papel, incluso que está mal redactado o que sales feo en la foto. No le hagas caso, está confundido, nadie le regala un CV.  En cambio le tratan con miedo y con recelo.

Sé que es difícil pensar que cuando te dan un CV, te dan un regalo. Pero en muchas ocasiones lo es.

Si tienes la suerte de recibir muchos CV, muchos regalos cada día, recuerda que te lo dan personas llenas de ilusión.

Y actúa en consecuencia.

 

 

Sé más Flexible. Deja de hacer bien, lo que haces mal.

 

Puede parecer sencillo pero no lo es tanto. La costumbre te lleva a hacer una y otra vez lo que sabes hacer. Cada vez más rápido, cada vez mejor. De modo automático y sin pensar. El problema aparece cuando te vuelves rígido y eres muy bueno haciendo las cosas mal. Entonces todo se complica y poco a poco te vas metiendo en un lío mayor.

Encontrar soluciones sencillas a problemas complejos es una habilidad que va perdiendo el individuo. «¿Cómo va a tener una respuesta sencilla algo que me causa tanto malestar?». Los retos se multiplican y  los consejeros han de ayudar a sus clientes a encontrar respuestas sencillas. Disolver con rapidez las dificultades que entorpecen la vida profesional es la tarea capital.

Un paso sencillo del que se tiene un resultado excelente es: dejar de hacer bien, lo que haces mal.

Cuando una persona está dejando de hacer lo que hacían mal, no responde de un modo automático, separa sus emociones de la toma de decisiones, ni culpa a los demás de lo que a él le ocurre, etc. Entonces decimos que se ha vuelto más flexible y los resultados son evidentes «Tengo más tiempo. Las cosas salen con mayor facilidad. No tengo que estar en todas partes. Tengo una sensación rara».

Por mucho que duela hay comportamientos, actitudes, palabras, gestos que deben eliminarse si quieres influir acertadamente en las personas que están bajo tu responsabilidad.

 

 

Algunos tips para sobrevivir a la gente tóxica en tu nuevo trabajo.

GENTE-TOXICA

En un nuevo trabajo, además de la novedad y de la inquietud por hacerlo estupendamente, aparecen ante ti un grupo de personas, que por su carácter o por su forma de relacionarse contigo, te van a resultar muy peculiares y peligrosas, son gente tóxica. En toda organización los encontrarás.

Por supuesto también encontrarás magníficas personas interesadas en su trabajo y profesionales de los que aprender. Pero al principio, no serán ellos quienes destaquen, sencillamente te observarán en silencio.

Aquí van algunos consejos que te ayudarán a sobrevivir los 6 primeros meses. Después ya es cosa tuya.

1º. Desconfía de la gente tóxica.

Gran parte de los consejos de tus nuevos compañeros pretenden que te comportes como ellos y por lo tanto que tengas su visión de la empresa y de todas las personas con las que te vas a relacionar.

Solución. Confía en ti. Esta es una herramienta muy eficaz. Recuerda que si te han contratado es por algo: te necesitan y no han encontrado otro mejor. Así, que has de ser como eres.

2º Se humilde.

Tus nuevos compañeros querrán saber de ti, lo intentarán en las conversaciones sencillas, tomando café, a la hora de la comida, en el WhatsApp y excitarán tu soberbia y tu altanería. Buscarán tus fallos.

Solución. Observa. Céntrate en los hechos, ni en sus palabras, ni en sus anécdotas, solo en lo que sea tangible.

3º Se valiente.

La descripción que harán de la empresa resultará desalentadora. Unas veces dicen «Nada se puede intentar, ya está todo hecho», otras  «las cosas son como son y no hay que cambiarlas». Te harán sentir que te has equivocado al elegir este trabajo.

Solución. Ten calma. Espera a que se presenten ante ti aquellos compañeros capaces de valorar adecuadamente tu trabajo y tus propuestas.

4º Valora correctamente a cada compañero.

Los menos capaces, los más inseguros, los más débiles.. serán los que con más vehemencia defiendan sus ideas. Aparentarán ser los que más saben. Son de la secta de la verdad suprema.

Solución. Aprende con rapidez. Tanto de las personas como de tu puesto de trabajo. No te confundas, ten una mirada limpia.

5º Se respetuoso.

Algunos buscaran tu alianza en pequeñas corruptelas: no hacer bien su trabajo, salir antes, perder el tiempo, no aportar. Son los chicos malotes y a la vez los más divertidos. También los más falsos.

Solución. Traza tu propio camino. Es importante que sepas lo que quieres lograr en este momento de tu vida y conéctalos con tu futuro.