Categoría: Sin categoría

Prepárate, vas a ser discriminado.

pexels-photo-3184613

Si no has cumplido 30 años o eres mayor de 55 sabes que se cierne sobre ti la más injusta de las decisiones empresariales; vas a ser discrimidado por edad, tanto seas joven como si comienzas a envejecer.

Claro que los jóvenes o los mayores tienen derecho a vivir, pero a nadie le importan. Ni tan siquiera a los que van a sufrir esta discrinimación.

Si eres joven, piensas que no te contratan ya que tu Cv es pequeño: lo que es una mentira. Si eres mayor la percepción es que hasta los 70 no comienzas a ser viejo y por lo tanto te van a permitir envejecer en tu puesto como si fueras un respetable funcionario: también es mentira.

Hoy, en el centanario de Pérez Galdós,  la ciudad continúa llena de «cesantes», de jovenes y mayores discriminados que o bien están sin trabajo o van a estarlo en poco tiempo.

Una persona que pierde su trabajo, es una persona que ha desaparecido. «Morir es quedar cesante» Decía Galdós.

¿Qué hacer? Te propongo 10 recomendaciones para que puedas actuar contra la discriminación que viene.

1.- No te creas imprescindible. Se flexible.

2.- Acepta que nadie va a pagar por ti.

3.- Sé leal contigo. Formas un equipo de dos: tú y tú mismo

4.- No importa tu experiencia, importa tu sabiduría. Cultívala.

5.- Cada día, cada reunión, cada tarea es importante para tu propósito.

6.- Acércate a los jóvenes o a las viejos de éxito. Ayúdales. Sé su mentor, sé su amigo. 

7.- Hazte valer, que reconozcan tu trabajo y tu valor. Se exigente con ello.

8.- Adelántate al tiempo. Arriésgate, ve por delante. Planifica. Sé estrategico.

9.- Comunícate con eficacia. Adapta tu discurso, acepta lo que es una empresa y las modas a las que está sometida

10.- Nunca tires la toalla. Afuera hace mucho frío.

Y estas diez recomenciones se pueden reducir a una: siempre conserva la calma … y llegado el momento hazte invisible o inolvidable. 

Si tienes problemas de discriminación envíame u mail chomindflow@gmail.com y hablaremos.

Organiza tu vida como un proyecto: 5º Cuida tus tres vidas.

These designs won't create themselves!

 

Vivimos tres vidas: la personal, la profesional y la profunda. A lo largo de la vida podemos nacer y morir en diferentes ocasiones, según la habilidad o incompetencia de cada uno.

Voy a explicarme.

La vida personal es la que llamamos la vida familiar, está formada por nuestra familia de origen y aquellos nuevos miembros que vamos incorporando a lo largo de la vida. También forman parte de esta familia las amistades más intimas.

La vida personal está regida por el amor. Se mueve entre el bienestar y el malestar.

La vida profesional es la que llamamos «el trabajo» y se desarrolla en la empresa, las relaciones con los compañeros, la carrera profesional, el dinero. En ésta las emociones dejan de estar en primer plano, has de ir con cara de póquer y jugar a engañar al oponente.

La vida profesional está regida por el poder. Se mueve entre el éxito y el fracaso.

La vida profunda es la que llamamos, aquellos que se atreven, vida espiritual. Va más allá de la psicología, de la mente, del cerebro. La vida profunda permanece en nuestro interior, descarnada, mantiene nuestros valores y vive en un constante e intimo, debate.

La vida profunda está regida por la congruencia. Se mueve entre lo moral y lo inmoral

Cuidar tus tres vidas es capital para vivir una vida bien vivida. 

 

 

Organiza tu vida como un proyecto.3º.- Si quieres decir la verdad, asegurate de poder mentir.

por-que-decimos-mentiras

Me pregunta un amigo sobre la mentira, tan cotidiana en estos momentos de nuestras vidas. «¿Los empresarios mienten igual que los políticos?» «Por supuesto, contesté, la mentira es una herramienta imprescindible en la empresa, en la sociedad, en las relaciones personales». Mi amigo se sorprendió doblemente ya que no esperaba esta respuesta.

Para Platón el mentiroso es alguien que es capaz de mentir, para Aristóteles es alguien que decide mentir. Casi parece lo mismo, pero no nos confundamos.

Foucault, con su mirada penetrante, afirma que «la democracia la parrhesía (el decir veraz, el derecho a dar la propia opinión y el coraje de oponerse a la de los otros) es peligrosa para la ciudad». 

En la empresa la mentira toma estos dos caminos: callar o mentir intencionadamente.

Veremos mejor el ejemplo en la sociedad y con los políticos.

Annah Arendt afirma que  «las mentiras siempre han sido consideradas como herramientas necesarias y legítimas, no solo del oficio del político o del demagogo, sino también del oficio del hombre de Estado»

El gestor ético sabe que en numerosas ocasiones ha de callar por respeto a la verdad, igual que el hombre de Estado.

En cambio el gestor no ético miente intencionadamente y como un demagogo hace de su mentira la verdad.

Mi amigo en su desconocimiento de la empresa lo que me preguntaba era «¿los directivos callan determinadas cosas o mienten intencionadamente?» Por supuesto, los directivos éticos, en ocasiones han de guardar un sabio silencio, ya que respetan la verdad.

Los mentirosos, en cambio, son personas despreciables, que siempre hablan, hablan y hablan, diciendo únicamente mentiras.

 

Organiza tu vida como un proyecto. 2º Elige una metáfora que de sentido a tu vida. La Esperanza.

Esperanza

Las metáforas impregnan la vida cotidiana, nos ayudan simbólicamente a ocupar nuestro lugar, a ser responsables, mantener una dirección y a no ir de aquí para allá como pollos sin cabeza.

Las metáforas, igual que los valores, son necesarias para llevar una vida rica y significativa, y se ha de tener cuidado al elegirlas.

En este momento los valores que necesitas, para superar estos tiempos complejos no están relacionados con el poder, con el logro o con el hedonismo, salvo que seas una persona insolidaria y egoísta. El placer, la ambición, la riqueza, el éxito de poco valen cuando tu vida o la de tus personas queridas está en peligro. 

En cambio debes elegir aquellos valores que te ayudan a vivir una vida bien vivida, como la compasión que te acerca a los demás, la tolerancia, el respeto, el amor a la verdad, la lealtad, la honestidad, la responsabilidad, la humildad, la religiosidad, el respeto a tus mayores y el esfuerzo en conservar el orden social y la seguridad. 

Según los valores que elijas en este momento marcharás hacia el Bienestar o hacia el Malestar y así harás más fácil tu vida y la de quienes te rodean.

Ya solo queda elegir una metáfora poderosa que te acompañe en estos tiempos de cambios y de incertidumbre. Te propongo una: estar en el Punto de la Esperanza.

Si te sitúas en este Punto, el futuro lo verás con optimismo y con fe. La Esperanza te invita a anticiparte a los acontecimientos y lo más importante verás al alcance de tu mano lo que deseas. La Esperanza de encontrarte con los tuyos, de encontrarlos sanos, seguros firmes, es la metáfora que nos ayudará a llegar sanos al final de esta pandemia.

 

Organiza tu vida como un proyecto. 1º Escribe un diario.

2019061322341632145

Si esperabas conocer algún día lo qué es una disrupción, aquí la tienes.

Si ser consciente de ello, se ha producido un cambio profundo en tu vida, inimaginable en tu trabajo, impensable con tu familia y amigos. Parece como si tu futuro quedara en suspenso. En pocos días se ha producido mucho más que un cambio: una transformación en la sociedad y en ti mismo. La tan ensalzada globalización ha mostrado sus dientes y nos ha mordido con fiereza. Esto es una disrupción.

Ningún think tanks había pronosticado una situación comparable a esta. Una vez más se ha demostrado, que predecir el futuro es una tarea imposible, tan solo podemos acecarnos poco a poco a él.

Los objetivos que nos habíamos trazado han quedado en nada.  Las promesas, las intenciones, los deseos se han difuminado ante nuestros ojos.

¿Hemos cambiado de Verdad o nos está manejando la Mentira? 

La disrupción nos ha arrancado de un contexto en el que confiábamos y nos transporta a otro que desconocemos. Un viaje que nos produce un dolor imposible.

En poco tiempo nos hemos convertido en los niños perdidos de Nunca Jamás. La irrealidad nos invade. Hemos perdido nuestra sombra.

¿Cómo emprender un viaje al futuro, estamos a tiempo?¿Podremos recuperar nuestra vida, organizarla de nuevo?

En estos días voy a mostrar las herramientas que estoy empleando conmigo y que recomiendo a mi entorno.

Lo primero es hacer una análisis contextual de la situación y nada mejor para lograrlo que llevar un diario. Ahora, que el día en el que vivimos parece no acabar y el espacio se ha distorsionado. Hagamos como Anna Frank en su encierro: guardemos la memoria de este tiempo. Así, cada día será diferente y nuestra experiencia tendrá utilidad suficiente para nuevas generaciones.

¡Seguro que habrá nuevas generaciones, no lo pongamos en duda!

Conversar disuelve el miedo.

file-20200124-81369-16n791x

En una ocasión me pidió un amigo que trabajara con él de un tema que le desbordaba: le habían diagnosticado un cáncer, que por suerte le curaron.

En una de las reuniones que manteníamos me preguntó, «¿De qué estamos hablando?» De la muerte, le contesté, como llevamos haciendo desde hace varios meses.

Ahora, la muerte, siempre presente, llama con ostentación a la puerta, golpea insistentemente en noticiarios, en editoriales de prensa, en tuit, en facebook, en istagram. Llama con sus nudillos a las puertas de Europa, de cada país, de cada ciudad de cada casa.

Gabinetes de crisis, empresas cerradas, proyectos cancelados, teletrabajo. Una sociedad que sabiamente se había apartado de la guerra, de la destrucción, de la muerte. Incrédula asiste a su llegada, de nuevo, desde el Oriente. Parece como si el suelo se resquebraja bajo los pies de Europa.

¿Qué podemos hacer además de lavarnos las manos y toser en el codo y esperar?

Es el momento de escuchar las voces de los que caminan junto a nosotros en este valle de lágrimas. La edad, la experiencia, la sabiduría nos permiten caminar con seguridad y no correr como alocados esperpentos. Es el momento de la melancolía y de la realidad. Caminemos seguros, confiados con aquellos que nos son queridos, abramos nuestro corazón, hablemos, conversemos, que el miedo no nos atenace y nos haga estar en silencio, conteniendo la respiración.

Es el momento de hablar los unos con los otros, con sinceridad, con valentía, con ánimo, incluso con entusiasmo. Con el entusiasmo de la vida. De la vida que merece ser vivida.

Hoy me he encontrado en linkedin la voz de Chapi, José Manuel Chapado, como siempre una voz magnífica y clara. Aquí os la dejo. Hasta aquí hemos llegado

Hacer todo bien es hacerlo mal

trabajos-del-futuro-Copiar

¿Si me preocupo por hacer bien mi trabajo, que es lo que se espera de mí, lo estoy haciendo mal? Pero, si hago mal mi tarea ¿no seré despedido?.

Claro que debes hacer bien tu trabajo, por esta razón nunca has de olvidarte que estás también trabajando para ti. Si cometes el error de olvidar esto último, si pasas de ti, por muy bien que lo hagas cada día te irá peor.

En el trabajo, como en cualquier aspecto de la vida, has de tener claro cual es tu juego. De lo contrario, cuanto más te esfuerces, más estás jugando en tu contra. Con el tiempo llegarás a ser un juguete roto y te tirarán a la basura sin remordimiento alguno.

Nunca hagas caso a los motivadores que te animar a dar el 120%, a llegar muertos a casa, a dejarse la vida en el trabajo, ni a los libros de autoayuda. No me voy a poner dramático. Veamos como solucionarlo.

Mi recomendación, basada en años de experiencia, es que sigas esta sencilla fórmula.

Q<Be+Bp

(Cantidad de trabajo que realizo en mi empresa es menor que el Beneficio que obtiene mi empresa + el Beneficio que obtengo yo)

Igual que tu empresa obtiene un beneficio de tu trabajo, tú has de obtener otro, que va añadido a tu salario. Estamos hablando de un juego de suma mayor que cero. El beneficio de tu empresa es independiente del tuyo. Ella quiere que tu hagas estupendamente bien tu trabajo para que su beneficio sea mayor. Y tú has de trabajar estupendamente bien para tu beneficio propio aumente en la dirección y proporción que quieras.

Sé que es un poco lioso, ya que lo normal es pensar que el beneficio que se obtiene es el salario y no es así: el Beneficio que obtengo al trabajar es igual al Salario que obtengo y mis Beneficios propios.

¿Eres un tipo carismático?

269593-carisma

«¡Es un tipo carismático!»

Cierto suena fuerte. Carisma siempre me ha resultado una palabra casi sagrada. Entiendo que un Papa tenga Carisma, que una persona santa, virtuosa, tenga igualmente carisma. El Dalai Lama, Teresa de Calcuta, un misionero cualquiera tengan carisma… pero un directivo, una persona como tu y como yo no me entra por la cabeza que haya de ser carismática.

Pero el carisma se ha puesto de moda y un CEO hoy, para ser un buen CEO, ha de ser carismático. Ha de ser fascinante, atractivo, generador de tendencias, ser un buen jefe, marcar el camino. ¡Destacar ante sus iguales!.

Si te propones ser una referencia ante tus iguales has de entrenarte, esforzarte y perseverar hasta alcanzarlo. El carisma no viene de serie: se entrena.

Hay numerosos manuales que te enseñan a ser un tipo carismático. El de Judi James, es el que tengo ahora cerca de mí, como otros tantos te señala como debes comportarte. Es un manual muy adecuado si quieres ser un buen comercial pero no un buen CEO. Estos escasean, son difíciles de encontrar, ya que tendrían muy poco texto. Los mejores necesitan muy poca literatura. Se alimentan de conceptos, de ideas, de sueños.

Por suerte he visto actuar a muchos líderes. He estado cerca de ellos y he sentido el temor que transmiten. «Cuanto más cerca del Cesar mayor es el temor». Pero no estamos hablando de miedo, ni de este tipo de poder bizarro. El líder carismático es diferente:  es una persona fascinante, querida, respetada y seguida en el trabajo, es un referente y sus colaboradores luchan por conocer su opinión.

Esto es lo que he visto en los mejores, si lo haces lograrás ser primus ínter pares:

Sé prudente, o como diría Gracián, ten las tres S que hacen a una persona brillar por encima de las demás, sé Sano, Santo y Sabio. Lo demás vendrá sin esfuerzo, la amabilidad, la educación, el respeto, la claridad, la humildad, la diligencia…. y sobre todo una mano firme y segura para llevar a tu equipo a la cima.

Así serás uno de esos pocos jefes que son admirados y recordados. Ahora se les llama líderes carismáticos. ¡Qué más da!

Walden la vida en el bosque de cemento.

Sin título.001

Cuando escribí estas páginas vivía solo en la gran ciudad. Ni a mis vecinos, con los que he vivido pared con pared, los he conocido y nada me importa de ellos. Algunos días los veía detrás de las ventanas, escuchaba su música o el ruido chillón de la televisión. En ocasiones sus palabras o algún golpe. Con alguno nunca me he cruzado y dudo mucho que lo haga… Podría seguir describiendo, lo que me rodea, al modo de Thoreau

«Me he movido mucho por aquí y siempre, dondequiera que me haya encontrado, en talleres, oficinas y campos he tenido la sensación de que las gentes hacían penitencia de mil maneras extraordinarias».Thoreau.

Hoy Walden es un bosque de cemento en el que, igual que Toreau, vivimos en soledad. Cientos tal vez millones de personas saben que no existe otro lugar en el que puedan instalarse. La ciudad va con ellos, allá don se muevan. Tanto ha cambiado el mundo en ciento cincuenta años, o tal vez en los años que nos separan de mediados del siglo XX, que muy probablemente podemos decir que éste es otro mundo, un Nuevo Mundo, habitado por las mismas personas de siempre.

Expulsados del Jardín del Edén, apartados de la naturaleza, el hombre actual se ha convertido en esclavo de si mismo, encadenado a un destino del que no puede escapar.

Como Sísifo, Prometeo, Segismundo y tantos otros

«Cuando pienso en mis vecinos, los granjeros de Concord, cuya posición es por lo menos tan buena como la de las otras clases, observo que la mayoría han estado trabajando veinte, treinta o cuarenta años para poder hacerse realmente con su propiedad, que por lo general han heredado con gravámenes o adquirido con capital prestado —y podemos considerar una tercera parte de su labor como coste de sus casas— aunque lo común es que no la hayan pagado todavía» Thoreau.

 

Y sin embargo tenemos Esperanza

La estrategia de la Mala Madre

modern-family-thanksgiving-sitcom

 

Los buenos padres suelen ser las personas mas ingenuas que conozco. Su actitud bondadosa, falta de malicia, y rebosante de candidez les hace ser percibidos como unas personas maravillosos a los ojos de sus buenos hijos. Entonces el amor familiar es un cemento sólido que une a cada uno de los miembros de la familia con la sana intención de que se ayuden los unos a los otros amorosamente. Es lo que llamamos una familia feliz, pero el mundo no es tan predecible y mucho menos las personas.

«Visto un león, están vistos todos, pero visto un hombre, sólo está visto uno, y además mal conocido» Nos recuerda Baltasar Gracián.

Las personas no son iguales, aunque si muy parecidas, por eso no podemos tratarlas de la misma forma, aunque si con estrategias similares.

La estrategia de la mala madre es si se aplica con cuidado en el ámbito familiar una estrategia eficaz y muy resolutiva.

Protagonistas. Una madre (el padre ha de ser un socio y colaborador). Un hijo/a que se ha hecho con el hogar, tal como suena, más o menos déspota e intratable. Un asesor externo motivador e inspirador, que mantenga la estrategia con una leve suavidad sin imposiciones.

Leve aproximación a la estrategia 

¿Cómo actuar entonces? ¿Qué hacer con el león que recrimina, se vuelve arisco, insulta, e incluso llega a amenazar y convierte la convivencia familiar en un infierno? Sencillamente creerle. ¡Sí, creerle!. La estrategia de la mala madre se centra en creerle. Si te grita que eres una mala madre, actúa como tal. Si te dice que no estás en el mundo, sal de él. Si te ataca diciéndote que no le das lo que te pide, muy sencillo, no se lo des. Si habla de que no le gusta la comida que le preparas no se la prepares.  Olvida las tareas que te manda, ya que se queja de que no le haces caso, no se lo hagas, etc. Cualquiera dirá de inmediato que eres una mala madre, incluso el protagonista de la historia: tu hijo o tu hija.

La estrategia de la mala madre cuanto más creativa es más eficaz. Recuerda que es una estrategia para cambiar a un hijo déspota, no una estrategia egoísta y caprichosa. Pero eso es otra cosa.