Categoría: toma una decisión

Sí o sí envejecerás ¿Lo estás planificando?

senior1

Estamos tan preocupados con nuestro día a día, que olvidamos el futuro que nos viene: la vejez.

El envejecimiento da mal rollo, genera miedo y ansiedad, nos hace pensar en la decadencia física, psicológica y social, que nos acecha. Su llegada nos aparta del trabajo de un modo traumático con un último despido o de modo más amable disfrutando de la jubilación económica adecuada. Así iniciamos una nueva y última etapa en nuestra vida: la vejez.

Lograr una vejez saludable y satisfactoria es ahora el objetivo.

El envejecimiento es un proceso más complejo y largo de lo que podemos imaginar. De modo similar al proceso de convertirnos en adultos, que iniciamos a los 16-18 años en el Instituto y concluye satisfactoriamente con la estabilidad profesional y familiar. Es entre los 45-50 años, cuando iniciamos el proceso de lograr el estilo de envejececimiento, que deseamos.

Con la cercanía de la vejez da comienzo una nueva etapa en nuestra vida, que hemos de  planificar de modo similar, a la juventud y a la adultez, si queremos alcanzar una vejez que satisfaga el deseo de vivir una vida bien vivida.

Definir, planificar, tomar decisiones estratégicas sobre ese momento, nos acercará al potencial que queremos desarrollar en la ultima mitad de nuestra vida. Implicarse activamente con la vida es aceptar cada momento de la misma. Aceptar la llegada del envejecimiento nos permite pilotar acertadamente la última mitad de nuestra vida.

Predecir cómo queremos que sea nuestra vejez, adelantarnos a ella, planificarla, nos permitirá tener una vida más saludable y satisfactoria.

Migrantes de empresa en empresa.

Sin título.001

La migración, ir de una empresa a otra, de un trabajo a otro,  es el único futuro que tiene un profesional en la actualidad.

Antes los emigrantes eran un grupo reducido de personas que gastaban su escaso patrimonio en llegar a un país desconocido e iniciar su vida desde cero. Era su desesperada ilusión. Incluso arriesgaban su vida. Hoy les ocurre lo mismo en manos de traficantes.

En la actualidad cualquier trabajador sabe que a lo largo de su vida, va a tener que migrar, 4, 6, 10 veces o más, entre trabajo y trabajo. ¡Es una realidad!

Puede que no te veas forzado a abandonar tu ciudad, tu provincia o tu país, sin embargo tendrás que ir de una a otra cultura empresarial, ponerte bajo las ordenes de otros jefes (lo de líderes me resulta pedante y falso), compartir el pan con otros compañeros, alcanzar nuevos objetivos, aprender a comunicarte en nuevas lenguas, iniciar nuevas relaciones, etc. Durante más de 40 horas a la semana tu mundo no será su mundo, será algo desconocido e incierto.

Hablamos tanto de migración, de pateras, de trafico de personas, que no reparamos en las grandes autopistas llenas de automóviles conducidos en silencio, del metro y los millones de personas que se bambolean en su interior y de los autobuses que frenan y arrancan. Nos falta distancia para verlas y mucho más cuando somos uno de ellos.

Somos migrantes. Conozco personas que hacen cientos de kilómetros al día para ir a su trabajo ¡Cruzan el Estrecho de Gibraltar varias veces! Otros cientos más son despedidos a diario y otras tantas se felicitan de lograr uno nuevo. ¡Se mueven en un mundo de deslealtades y de incertidumbres! Un mundo duro y complejo: un bosque de cemento. En el que después del último despido dejas de existir.

Somos migrantes entre trabajo y trabajo. Cuanto antes lo aceptemos, antes pondremos solución.

 

¡Adiós autoayuda, adiós!

frases-que-deberian-estar-prohibidas-las-cosas-que-nunca-debes-decir-a-un-parado

Estás en la calle. No tienes trabajo. Te han dado el mes de vacaciones que tanto necesitabas. Comienzas a dormir mal. Tus “amigos” esos que tanto te repetían que contaras con ellos, no se ponen al teléfono. Logras entrevistas para dentro de tres meses “chico estoy muy liado y antes, de verdad, no puedo”. Estás demasiado tiempo sentado en el sillón del salón. Comienzas a jugar con la Tablet. No quieres abrir tu linkedin, ni la app de tu banco. Te quedas en casa y luego te das un paseo por el parque. Todos los días te cruzas con la pandilla de drogatas y con sus camellos. Cada cierto tiempo con la policía. Es una realidad que no imaginabas. Caminas por la ciudad sin rumbo. Entras en una librería y vas a esa maldita estantería ¡Autoayuda! Te sientes mayor. Ya pasas de los 40. Desde la universidad, desde la escuela de negocios, desde que hiciste el último curso de PNL, con el que te premio tu antigua empresa, no habías leído un libro de empresa y ahora estás frente a la estantería de ¡Autoayuda! Como si en ellos estuviera tu salvación. Como si fueran un oráculo que consultar. Como si tuvieran algo nuevo que decir

Cada titulo es más evocador que el anterior: «Pon al día tu autoestima». «Mira el mundo con un microscopio». «Es el momento de ponerte a plantar algo».  «Sueña». «Ahora es tu momento». «Deja atrás la mala racha. La buena suerte: existe». «El cocinero que vendió su mini de segunda mano». «Bienvenido al autobús»

Son muchos más de los que te imaginas. Cientos de libros de autoayuda con títulos sencillos por no decir infantiles.

Cierto, te han despedido y lo único que se te ocurre es un manual para encontrar trabajo: “encontrar trabajo es un trabajo” te repites, “es el momento de transformar mi vida, mis ilusiones, mis familia : ser otro” te repites, “de lograr lo que siempre he querido” te repites, “de terminar con esta mala racha que dura años” te repites.

Tu cabeza se llena de conversaciones.

Dejas de ser el que eras y te conviertes en un nuevo tipo de consumidor: el parado. Pasas por caja y te llevas tres libros interesantísimos.

En la cama los miras. Abres uno, y después otro, y después otro: “Por favor se feliz”. “Las 8 leyes chinas para ser millonario”. “El atajo del mago”.

Lo acabas de entender: ¡Es el momento de tirarlos! De tirar esa literatura autocompasiva, que te trata como un millenial.

Sí, pasas de los 40 años y no eres un tipo indefenso, ni estás alelado, ni eres un inútil. Eres una persona que pasa por una dificultad. Nada más. Una grave dificultad, eso sí.

Cuanto antes lo arregles mejor.

No seas tu mismo

Small business, working at the office.

«Compórtate como eres. Sé tu mismo». Es una frase que debería estar prohibida. Ni los motivadores profesionales, ni tu familia, ni tus amigos y mucho menos tus compañeros de trabajo deberían decírtela. Y, por favor, nunca se lo recomiendes a nadie, salvo que sea tu enemigo.

Que alguien te diga «Corre el riesgo de ser tu mismo» es de una ingenuidad tan aplastante, que merece bajar un escalón en tu aprecio. Nadie quiere que seas como eres. Incluso las personas que te aman, querrían cambiar algo en ti.

A nadie le interesa mostrarse tal y como es, sin secretos. Recubierto tan solo por una piel de cristal. ¡A nadie! Y al que menos a ti.

Si te enfrentas a una entrevista de trabajo, a una reunión con tu jefe, quieres una hipoteca, una subida de salario, estás cambiando de trabajo, o buscas una nueva posición. Cuidado. Guarda silencio y planifica, planifica y planifica. Incluso la imagen que debes dar de ti.

La estrategia, la compasión, la habilidad… y por supuesto la sinceridad. ¡Sí! la sinceridad entendida como «no mentira» y «no verdad». Te abrirán las puertas por las que quieres pasar. Y para ello no debes comportarte como eres, has de comportarte como quieres ser percibido, que es otra cosa.

Descuidar es incitar.

oldnyc1

Teoría de las ventajas rotas, Zimbardo

Hay muchos y maravillosos experimentos, que siempre nos sorprenden por su ingenio y nos hacen aprender de sus conclusiones.

Philip Zimbardo lideró algunos de los más conocidos como el de la cárcel en la Universidad de Stanford o el de las ventanas rotas. En este último caso probó a dejar 2 coches idénticos abandonados en distintos barrios. El primero lo dejó en el Bronx, zona pobre y conflictiva de Nueva York y el otro en Palo Alto, una zona rica y tranquila de California.

El coche del Bronx de inmediato fue vandalizado, le robaron todo lo utilizable y destruyeron el resto. El de Palo Alto se mantuvo intacto, hasta que pasada una semana, los investigadores rompieron una ventana. En ese momento se desencadenó el mismo proceso que en el Bronx: robo, violencia y vandalismo.

No era necesidad. La ventana rota transmite deterioro, desinterés y despreocupación que lleva a pasar por encima de las normas de convivencia.

Si no hay ley ni normas ni reglas, entonces “vale todo”.

En experimentos posteriores, James Q. Wilson y George Kelling, desarrollaron la “Teoría de las ventanas rotas”, que concluye que el delito es mayor en las zonas donde el descuido, la suciedad, el desorden y el maltrato son mayores.

Si se rompe una ventana de un edificio y nadie la repara, pronto estarán rotas todas las demás.

La teoría de las ventanas rotas fue aplicada por primera vez a mediados de los 80 en el Metro de Nueva York, en aquellos años el lugar más inseguro de la ciudad. Se comenzó de lo pequeño a lo más grande: grafitis,suciedad, ebriedad, viajeros sin billete, pequeños robos y desórdenes. Los resultados fueron evidentes, lográndose que este transporte fuese seguro.

Dos caminando juntos

.maxresdefault

 

En ocasiones me preguntan como se desarrolla una reunión de asesoramiento, he aquí una descripción de la misma.

 

No camines delante de mí, puede que no te siga. No camines detrás de mi, puede que no te guíe. Camina junto a mí y sé mí amigo.

Albert Camus

 

La conversación que mantienen en la intimidad el cliente y el consejero recuerda la situación en la que dos amigos se intercambian confidencias . Cómodamente sentados uno frente a otro con una especial sensación de reconocimiento, libertad y discreción. La conversación se adentra, sin esfuerzo, ni dolor, en lo más recóndito del alma, en lo más oculto y secreto. Igual que si se tratara de una excavación arqueológica. Se produce así una conversación entre iguales que se respetan, entre desconocidos que conversan con intensidad, profundidad y sinceridad. Una conversación orientada a vivir una vida bien vivida.

Una especial relación

Por supuesto no basta con la amistad, la cercanía, el reconocimiento, la empatía, en una conversación que busca descubrir el bienestar. El consejero con su experiencia y técnica, dirige estratégicamente la conversación convirtiéndola en una terapia sanadora. Las palabras, los silencios, las metáforas, como un cedazo van separando con cuidado el grano de la paja. Es en este momento cuando, apoyándose en el trato respetuoso y educado, el “decir placentero, sugestivo” transforma la conversación de “enseñanza culta” en una acción terapéutica, sanadora y liberadora. Al placer de conversar se une la utilidad del aprendizaje vital que se intercambia como un regalo entre ambos. Es entonces cuando los amigos, como remarca Gracián, se vuelven maestros el uno del otro. Es entonces cuando la conversación produce cambios duraderos en la vida y transforma al cliente en una persona activa, le devuelve la ilusión, la confianza y le motiva a la acción.  

Más sencillo, más rápido, mas útil

Lograr este ambiente de sencillez terapéutica requiere de una gran humildad. Primero, por parte del consejero al aceptar que no va a ser él quien descubra las soluciones. En segundo lugar el cliente ha de aceptar que las soluciones, que ha empleado hasta este momento, debe abandonarlas. Ambos son imprescindibles para este propósito. Uno y otro han de esforzarán a través de la conversación en construir una nueva estrategia de la que el cliente será el protagonista y por tanto quien la implementará y logrará el tan deseado éxito. Una relación oculta, aunque no secreta.

La conversación que ambos mantienen en el microcosmos relajado y apacible del despacho, está en íntima relación con los tiempos y el espacio del macrocosmos externo en el que habita el cognitivamente el cliente. El mundo de sufrimiento, de la angustia, la ansiedad, la depresión, el fracaso de la vida del que quiere salir se traducen en palabras, con las que se dibuja un mapa, un camino por el que dos caminan juntos. Esta relación de profunda amistad es a la vez científica y emocional, cálida y fría, pero principalmente centrada en el propósito del cliente, en nada más.

Cambiar o transformarse.

Así se desarrolla una reunión de asesoramiento persona a persona.

En un espacio intimo, protegido, se desarrolla esta sincera relación de «amistad» entre cliente y consejero, produciéndose la magia del cambio “La tarea del asesor no consiste pensar por el cliente, ni acerca del cliente, sino con él” caminar juntos, ni delante ni detrás, hombro con hombro. 

Es el cliente quien decide cambiar o transformarse.

Del libro «Deja de hacer bien lo que haces mal» de Chomin Alonso

Algunos tips para sobrevivir a la gente tóxica en tu nuevo trabajo.

GENTE-TOXICA

En un nuevo trabajo, además de la novedad y de la inquietud por hacerlo estupendamente, aparecen ante ti un grupo de personas, que por su carácter o por su forma de relacionarse contigo, te van a resultar muy peculiares y peligrosas, son gente tóxica. En toda organización los encontrarás.

Por supuesto también encontrarás magníficas personas interesadas en su trabajo y profesionales de los que aprender. Pero al principio, no serán ellos quienes destaquen, sencillamente te observarán en silencio.

Aquí van algunos consejos que te ayudarán a sobrevivir los 6 primeros meses. Después ya es cosa tuya.

1º. Desconfía de la gente tóxica.

Gran parte de los consejos de tus nuevos compañeros pretenden que te comportes como ellos y por lo tanto que tengas su visión de la empresa y de todas las personas con las que te vas a relacionar.

Solución. Confía en ti. Esta es una herramienta muy eficaz. Recuerda que si te han contratado es por algo: te necesitan y no han encontrado otro mejor. Así, que has de ser como eres.

2º Se humilde.

Tus nuevos compañeros querrán saber de ti, lo intentarán en las conversaciones sencillas, tomando café, a la hora de la comida, en el WhatsApp y excitarán tu soberbia y tu altanería. Buscarán tus fallos.

Solución. Observa. Céntrate en los hechos, ni en sus palabras, ni en sus anécdotas, solo en lo que sea tangible.

3º Se valiente.

La descripción que harán de la empresa resultará desalentadora. Unas veces dicen «Nada se puede intentar, ya está todo hecho», otras  «las cosas son como son y no hay que cambiarlas». Te harán sentir que te has equivocado al elegir este trabajo.

Solución. Ten calma. Espera a que se presenten ante ti aquellos compañeros capaces de valorar adecuadamente tu trabajo y tus propuestas.

4º Valora correctamente a cada compañero.

Los menos capaces, los más inseguros, los más débiles.. serán los que con más vehemencia defiendan sus ideas. Aparentarán ser los que más saben. Son de la secta de la verdad suprema.

Solución. Aprende con rapidez. Tanto de las personas como de tu puesto de trabajo. No te confundas, ten una mirada limpia.

5º Se respetuoso.

Algunos buscaran tu alianza en pequeñas corruptelas: no hacer bien su trabajo, salir antes, perder el tiempo, no aportar. Son los chicos malotes y a la vez los más divertidos. También los más falsos.

Solución. Traza tu propio camino. Es importante que sepas lo que quieres lograr en este momento de tu vida y conéctalos con tu futuro.

10 Tips para salir de la rotonda y vivir mejor.

Aquí te dejo algunas pistas.

Prueba a ser más flexible y comprensivo. Con el tiempo vuelves más rígido.

Solución. No le des tantas vueltas a tu futuro y a tu pasado

Deja de quejarte. No te ayuda en nada: cuanto más te quejas más débil te vuelves

Solución:  Habla mal de alguien que no conozcas durante 3 min. seguidos al día. Descubrirás que es agotador.

Elige aquellos valores que son importantes para ti. ( 3 como máximo )

Solución. Imagina que eres un super-héroe: ¿cuáles son tus valores?.  Valiente, humilde, comprometido, etc.

Deja de hacer lo que haces. Suena radical, pero es sencillo, deja de hacer aquello que sabes que no funciona.

Solución. Haz algo nuevo  e inmediatamente corrígelo. El truco está es corregir.

Deja de buscar el equilibrio. Busca el movimiento.

Solución. Comprométete con la acción.

Separa emociones y toma de decisiones.

Solución. Acepta tus emociones, no las escondas. Te hacen fuerte y valeroso.

Limita tus problemas. Ellos no son tu vida.

Solución. ¿Recuerda los tres primeros minutos de tu peor problema?

Acepta que los amigos se van, se va el tiempo, se va la ilusión, se va la vida.

Solución. Haz hoy algo importante para ti, solo para ti y no lo compartas con nadie.

Acepta que no estás solo, que hay gente que te quiere, que te admira, que daría todo por ti.

Solución. Haz hoy algo que sea importante para otro y no se lo digas. Disfrutado en silencio.

10. Acepta que la vida es un regalo. ¡Unas vacaciones pagadas!

Solución. ¡Vive!

Hispanoamérica es el porvenir de España

Alexandria Ocasio Cortez tiene 29 años, es de origen puertorriqueño y nació en el Bronx. Hoy es la congresista revelación del Congreso USA. Las miradas están puestas en ella. Su discurso  a unos asusta y a otros estimula. Su oratoria rápida, clara, es un manantial de agua fresca. Todo en ella resulta estimulante y nos marca un camino de reencuentro, que pocos se atreven a afirmar: Hispanoamérica.

Hoy las empresas llaman esa tierra como Latam: un lugar al que se va a hacer negocios. Pero la voz clara de Alexandría nos avisa de algo más. El filósofo Gustavo Bueno Sánchez, mar por medio, hace unos días recordaba en una entrevista, que la Hispanidad es el porvenir de España.

«La hispanidad es, pues nada bueno debemos esperar de Europa, nuestra realidad y porvenir. España, que durante tres siglos organizó un Imperio, es hoy tan heredera de ese Imperio como el resto de las repúblicas americanas, y no como madre, sino como una hermana más»
«Hispanoamérica es nuestro aliado natural como hijos de un mismo Imperio»

La voz clara transparente de Alexandria ros recuerda que ese porvenir es ahora.

chominalonso.com

Cinco pasos para cambiar de trabajo

iStock-98843967.jpgEstás parado profesionalmente, tu carrera ha sufrido un frezano o estás pensando en cambiar de trabajo.  Te propongo cinco pasos para cambiar de trabajo.

Seguro que llevas años dandole vueltas,  revisando día y noche planeando nuevas estrategias que no salen de tu cabeza . Lo único que consigues es bloquearte más y más. Tener miedos, ansiedad, tristeza, contracturas, …. Has hablado y te has quejado a todas las personas de tu entorno, con tus amigos, familiares, con algunos de los compañeros, has acudido a libros de autoayuda, incluso a los servicios de un profesional del asesoramiento headhunter, psicologos, coach y continuas estancado.

Te propongo cinco pasos para cambiar de trabajo y desbloquearte.

Lo primero  es analizar con una cierta dosis de realidad aquello que está funcionando en tu trabajo y lo que no.

Es muy sencillo lo uno te crea bienestar y lo otro malestar. Basta con que observes si las promesas que te hace tu jefe se cumplen o no, si el trabajo que te dan es de calidad, si te escuchan o no, si fisicamente te sientes bien, si duermes, si estás entristecido, etc.  Con esso es suficiente.

Ahora es el momento de tomar una primera decisión: quieres continuar en tu trabajo, hay posibilidades de mejora o quieres cambiar de empresa, de sector, de país, etc.

Debes  analizar qué tipo de profesional de la asesoria, coaching es el adecuado para ti. Desconfía de los mentalistas, de los que te digan que «si quieres puedes», los que te hables de que tu eres el problema y pongan el foco en tus emociones, en tus habilidades, y céntrate en profesionales que te hablen de la dificultad del camino que vas a emprender y que afirmen que tu mejora en tu profesión está vinculada a la acción y no a tus pensamientos. Ah, y que hagan una propuestra realista de tiempos.

El segundo punto es elaborar un contexto que posibilite el cambio que buscan.

Analizar contextual y funcionalmente lo que te ha llevado hasta aquí y que se centre en algunas habilidades desentrenadas o manifiestamente mejorables. Necesitaras un profesional agil y comprometido, que no tenga miedo de decirte cuatro verdades.

El tercer punto es preparar un Plan. 

Ya sabes cuál es tu propósito. Harora debes desarrollar estrategias prágmáticas y sencillas, con tiempos de ejecución definidos y adaptadas a tus posibilidades. Un rumbo que posibilite que el cambio pueda hacerse en el mínimo tiempo posible.

En el cuarto punto has de emplear la energía que te estaba consumiendo tu problema en lograr el cambio.

Elegir el marco de valores en el que quieres moverte y estar atento al feedback que recibes.

Y por último el quinto paso es consolidar el cambio.

Mantener la voluntad y la disciplina, el compromiso en alcanzar el propósito que has elegido.

Virtual Act es un proceso que reordena y rescata tus mejores habilidades y valores.

www.chominalonso.com